Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Bricolaje low cost: mejoras en casa para ahorrar haciendo tú mismo
24-12-2015 10:26

Low cost no significa peor calidad. El concepto low cost se basa en reducir el gasto evitable. Y cuando hablamos de reparaciones o reformas en casa podemos evitarnos gastar un buen dinero haciendo nosotros mismos el trabajo. Me gustaría mostrarte las ventajas que puede aportarnos la filosofía low cost aplicada al bricolaje. Podrás hacer mejoras en casa y ahorrar haciendolas tú mismo

Sensor de luz

Capítulo I: Gastos

Podemos evitar los gastos de desplazamiento, mano de obra y gestión. Pero no solamente eso. La independencia de realizar la reforma por medios propios nos puede repercutir en la factura de materiales, ya que no vamos a depender del criterio de un tercero sino que compraremos aquello que nos resulte más adecuado al resultado que esperamos.

ventana_cocina.jpg

A cualquiera le ha pasado que por una reparación de, por ejemplo, un electrodoméstico o una persiana ha tenido que hacer frente a una factura elevada. En muchos casos el que acuda un profesional a nuestra casa nos genera gastos de desplazamiento y siempre está la mano de obra. Un ejemplo:

  • Por cambiar la junta de goma del bombo de la lavadora tendremos que hacer frente al importe de un desplazamiento, entre 20€ y 30€, y una hora de mano de obra que, generalmente, no se utiliza totalmente y tiende a costar entre 30€ y 40€. A parte el valor de la pieza, está en el rango de los 25€, y los impuestos correspondientes. Hablamos de una cifra cercana a los 100€, por redondear. Atrevernos a cambiar nosotros mismos la goma de la puerta de la lavadora puede significar rebajar la factura en un 75%.  

Capítulo II: Inversión

Una cosa es el gasto y otra la inversión. Algunos trabajos de bricolaje nos pueden reportar pequeñas inversiones, por ejemplo en herramientas. Sin embargo, la compra de medios para realizar nuestro trabajo tiende a ser siempre rentable ya que, lo normal, es que el valor del ahorro en la obra cubra el gasto.

herramientas para el dia del padre.jpg

Durante toda la vida útil de la herramienta dispondremos de su servicio completamente gratis. Un ejemplo:

  • Vamos a instalar unos 20 metros cuadrados tarima flotante. A un precio orientativo de mercado nos costaría en mano de obra unos 10€ el metro cuadrado, unos 200€. En este trabajo nos vamos a ahorrar esa cantidad. El material que vamos a necesitar para la instalación es, por ejemplo, una sierra de calar, una escuadra, un martillo… Si no dispusieramos de ello probablemente tendríamos que desembolsar unos 100€ del ahorro previsto de 200€. Pero la próxima vez que necesitemos cualquiera de esas herramientas no vamos a tener que comprarlas, por lo que si decidimos más adelante instalar otros 20 metros cuadrados de tarima, el ahorro en la instalación será íntegro. Y dispondremos de la herramienta para cualquier otro trabajo que queramos realizar a coste cero.

Capítulo III: Conocimientos (o Know How)

Si has aterrizado en este post de la Comunidad de Leroy Merlin y eres usuario habitual te sonará este apartado. Hoy en día tenemos disponible en la red un sin fin de tutoriales, manuales de instalación, vídeos… Y, por supuesto, tanto físicamente como en esta Comunidad encontrarás usuarios y profesionales que te van a poder orientar sobre cómo se realizan estos trabajos más o menos importantes, desde cambiar un grifo o arreglar una cisterna, a diseñar y montar un armario o cocina, cambiar suelos y puertas o revestir un baño. Casi cualquier aspecto del bricolaje está documentado y al alcance de todos. Como ejemplo puedes ver este vídeo:

Lo que hacemos en esta Comunidad es justamente eso: compartir el saber de todos aquellos que conocen cada tema y que lo han realizado. Y de la mano de este conocimiento también hay una industria que nos está dotando de materiales de instalación cada vez más accesible a la gran mayoría. Hay mucho I+D+I en este universo del Hágalo usted mismo, o DIY, con el que cada día es más fácil dar el paso y atreverse a acometer pequeñas o grandes reformas.

Capítulo IV: Control del proceso

Planificando la reforma obtendremos la gran ventaja de hacerla cómo y cuando queramos. Una vez que hayamos decidido qué material vamos a utilizar, podremos controlar las condiciones de compra que queramos como la financiación los plazos de entrega.

cocinabasic_ppal.jpg

Depender de la agenda de un profesional externo puede ocasionarnos más de un agujero en nuestra agenda y algunos gastos. Sin embargo esto no nos va a ocurrir en caso de ser nosotros quienes controlamos el proceso. Por supuesto pueden surgir inconvenientes o imprevistos. Hacer frente a los mismos en tiempo y forma es más fácil cuando se está liderando la operación. Un ejemplo:

  • Vamos a renovar la cocina. Durante algunos días no va a estar operativa, con todo lo que conlleva de logística de los alimentos y las comidas. En el caso de una familia media esto puede suponer un gasto extra en restauración o en desplazamientos, en caso de que se opte por ir a comer a casa de algún familiar o amigo durante la reforma. Pero controlar la agenda y el ritmo de la reforma nos puede facultar para acometerla, por ejemplo, durante unas vacaciones o en un puente o fin de semana, en los que es mucho más fácil compatibilizar el ritmo de la reforma con las actividades de ocio o vacacionales de la unidad familiar. Aprovechar que los niños están de campamento, o tal vez que el resto de la familia se desplaza de vacaciones a la  playa nos libera de toda la carga logística y nos posibilita una planificación sin sobresaltos o retrasos que no dependan de nuestras decisiones.

baño estrecho bidé.jpg

Para muchos de nosotros asumir el reto de un trabajo de bricolaje que desconocemos nos supone cierto tiempo de documentación, una pequeña inversión y una dosis de valor. Pero atreverse es un triunfo en sí mismo. Intentarlo es el paso previo a conseguirlo. Una vez metidos en harina podremos encontrarnos alguna dificultad insospechada, pero de eso se trata. Low cost significa muchas cosas, a parte de “bajo coste”: significa responsabilidad, aprendizaje y significa satisfacción. Hazlo tú mismo, verás qué bien te sale.

Si te ha gustado este post, quizás te interese ver estas 5 ideas de reformas low costTe invito a colgar vuestras reformas y proyectos en nuestra sección de Proyectos y ayudar así a todos los miembros de la Comunidad con vuestro know how. Además, ya sabes que en nuestro Foro nos reunimos a charlar sobre todo este universo que se llama bricolaje. En él puedes plantear tus preguntas y estaremos encantados de responderlas y ayudarte.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?