Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Compost casero en el jardín
14-04-2016 11:41

El compostaje es un proceso natural a través del cual, la materia orgánica se transforma en un producto llamado humus o compost. Son varios los agentes naturales que van a intervenir y acelerar en el proceso, si bien, podemos clasificarlos en tres grupos principales: los organismos detrívoros o descomponedores, tales como las lombrices, los hongos y las bacterias.

Lo que se pretende no es otra cosa que emular de forma controlada este ciclo de descomposición mediante el desarrollo de las condiciones óptimas de aireación y humedad, siendo de gran ayuda el uso de un compostador.


El compostador aísla la materia orgánica de las condiciones meteorológicas cambiantes como son el sol, el frío o la lluvia, lo cual favorece el control de la humedad; así como de animales como ratas, ratones o gatos. Conseguimos de este modo que proceso resulte limpio e inodoro. El material plástico con el que generalmente están fabricados resiste a la interperie, lo cual hace que puedas integrarlo en el jardín directamente sobre la tierra sin riesgo de deterioro. ¿Te animas a hacer compost casero en el jardín?
Resíduos que puedes utilizar para hacer compost

A la hora de analizar los residuos domésticos con los que puedes rellenar el compostador, haremos distinción entre dos tipos:

1.- Residuos húmedos compuesto por cascaras y restos de vegetales y frutas, pastas, césped recién cortado, etc. 

compostcasero2.jpg

2.- Resíduos secos formado por papel y cartón, ramas y hojas secas, cascara de huevo desmenuzada, etc.

compostcasero3.jpg

Los residuos a introducir deben estar lo más troceados posible, pues con ello aceleraremos el proceso. El triturado de los mismos puede resultar muy sencillo en el caso de los residuos húmedos, si bien, en el caso de los residuos secos quizás debas ayudarte de un triturador.

Te adjunto una tabla resumen que puedes imprimirte y poner en tu nevera, con la que siempre tener claro qué residuos son útiles y cuáles no.

 tabla leroy.jpg

Rellenado del compostador

Una vez tienes claro los residuos a utilizar, lo único que necesitas es saber cómo introducirlos al compostador. La proporción óptima de ambos de un 25% Residuo húmedo - 75% Residuo seco y la mejor distribución es en capas alternas:

1.- Una vez elegido un lugar parcialmente soleado y bien drenado para el compostador, lo primero a realizar será cubrir el fondo con una pequeña capa de ramas secas. Con esto facilitarás el drenaje del proceso.compostcasero1.jpg

2.- Alterna a continuación capas de los dos tipos de residuos descritos. No es necesario que rellenes el compostador entero de una vez, sino que puedes ir completándolo a medida que vayas produciendo los residuos orgánicos en tu vida diaria. Un truco muy práctico es tener almacenado en un lugar cercano parte del residuo seco que estimes necesario para el rellenado completo del compostador. Con esto, tendrás siempre a tu disposición este tipo de residuo, y podrás cubrir la capa de residuo húmedo que vayas añadiendo. Recuerda en todo momento que la capa de residuo seco debe ser tres veces más gruesa que la de residuo húmedo.compostador.jpg

3.- Añade una capa de tierra, arena de huerto, o restos de compost anteriores ya que los microorganismos que contiene, ayudarán a descomponer los residuos que forman el futuro compost, así como aditivos aceleradores de la descomposición que tenemos a nuestra disposición en el mercado, gracias a los cuales, acortaremos el proceso de formación de humus.

4.- Una vez relleno, conviene que remuevas el material introducido una vez la semana. Para ello, dispones en el mercado de aireadores que te facilitaran el proceso. Además si vives en climas de poca humedad, conviene que humedezcas de vez en cuando el contenido sin empapar demasiado.

Tras un periodo que oscila entre 2 y 6 meses, tu compost estará listo para utilizar. Para saber cuando está listo, el mismo debe de presentar un color oscuro y desmoronarse de tal forma que pueda ser cribado con una malla. Recuerda que los restos de este proceso, podrán ser añadidos como acelerante en el siguiente proceso de compostaje.

Una vez conoces en profundidad el proceso, es hora de ponerse manos a la obra y por supuesto de compartir con nosotros el resultado. Recuerda que estamos a tu disposición en nuestro Foro para cualquier duda o sugerencia que quieras hacernos.

1 Comentario
Maestro de Bronce

La verdad es que siempre lo he oido eso del compost casero pero nunca me he decidido a hacerlo y la verdad es que no se ve difícil!! Gracias!!

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?