Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Inspiradores: Gaudí y el modernismo arquitectónico
29-05-2017 11:28
Autor:

Antonio Gaudí, este genio catalán, creó su propio universo en la tierra. Máximo exponente del modernismo español, Gaudí nos inspira, nos evoca un mundo de formas amables donde habitan nuestros sueños. El mundo de este creador, sin duda, es un universo colorido, de artesanía, de formas curvilíneas y lleno de fantasía.

gaudi.jpg

Inspiradores: Gaudí y el modernismo arquitectónico

Nacido en Reus en 1852,  pasó su infancia con largas convalecencias en las que necesitaba reposo. Durante estos períodos, se dedicaba a la contemplación de la naturaleza, haciendo de ésta su musa e hilo conductor de su posterior obra. Ya en su juventud ayudaba a su padre y a su abuelo en el taller familiar, allí aprenderá a dominar técnicas artesanales como la forja, la vidriería, la carpintería, o la cerámica, especialmente empleando la técnica de trencadís, que posteriormente empleará para vestir sus obras, para ponerles piel. Una piel colorida y de formas orgánicas que lleva su inconfundible firma.

artes plásticas.jpg

Estudios en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona

Se graduó en arquitectura en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona a la edad de 26 años habiendo sido un estudiante más bien mediocre en su expediente. Gaudí era un visionario y su concepción espacial era algo que jamás se había visto hasta este momento, por ello, en el momento de su graduación, el entonces director de la escuela, Elies Rogent, advertía  "No sé si hemos dado el título a un loco o a un genio, el tiempo lo dirá."

Trabajos como arquitecto: Parque Güell, Sagrada Familia, La Pedrera

Sus primeros años como arquitecto, coinciden con el apogeo del modernismo en Cataluña, movimiento arquitectónico del que se dejó empapar. Sus trabajos no tardaron en empezar a llamar la atención del pueblo, pero, especialmente, del que se convertiría en su mecenas, Eusebi Güell, bajo cuya tutela comenzaría una fructífera relación profesional y personal que nos dejan obras como las Bodegas Güell, los Pabellones Güell, el Palacio Güell, el Parque Güell y la Capilla de la Colonia Güell. Trabajos que le dieron la fama a nivel nacional primero, y muy pronto, internacional.

Es por esta época, cuando le ofrecen continuar con las obras del Templo Expiatorio de la Sagrada Familia, del que modificaría totalmente el diseño original. Este proyecto le llevaría el resto de su vida y jamás llegaría a verlo terminado. Entretanto, compaginaba este proyecto con otras obras como la Torre Bellesguard, la Casa Batlló y la Casa Milá, conocida popularmente como "La Pedrera".

Casa Milá o La PedreraCasa Milá o La Pedrera

A pesar de los deliciosos espacios interiores que Gaudí soñó, dibujó y creó, no podemos hablar de un Gaudí interiorista, puesto que sus obras se concebían globalmente: espacio y volumen, interior y exterior, forma y fondo, estructura y acabados… Gaudí diseñaba en su mente el conjunto de la obra que posteriormente reproducía en miniatura para calcular la perfección de sus estructuras, renunciando a menudo a los planos y al diseño en 2D.

Interior de la Casa BatllóInterior de la Casa Batlló

Gaudí nunca contrajo matrimonio, sus cuatro grandes amores están presentes en todas y cada una de sus obras: arquitectura, naturaleza, religión y Cataluña. De su pasión en la infancia por la naturaleza, derivan las infinitas formas orgánicas y sinuosas de su obra de adulto.

En su momento de madurez y de mayor esplendor, comenzó a convertirse en una persona retraída y menos sociable, llegando a descuidar por completo su aspecto físico y su imagen, hasta que en junio de 1926 fue arrollado por un tranvía mientras se dirigía a supervisar la sempiterna ejecución de la Sagrada Familia. Nadie sospechó que aquel desaliñado hombre era el afamado arquitecto que tanto quería la gente, hasta que el párroco de Sagrada Familia lo reconoció en el Hospital de la Santa Cruz, donde fallecería.

Antoni Gaudí nos inspira porque sus espacios son oníricos, de extrañas formas orgánicas, coloridos y artesanales. @AndresFB ha reformado su baño utilizando la técnica del trencadís y el resultado ha sido espectacular. Y @Felixblanco ha hecho esta maravilla de vidriera utilizando laca de colores para cristal.

Cuéntanos que es lo que más te gusta de Gaudí, o si su obra ha inspirado alguna zona de tu vivienda o mueble, puedes compartirlo con nosotros de la sección de Proyectos.

2 Comentarios
Animador

 El modernismo es mi arte favorito y Gaudí un genio. Muy bien explicado y un artículo genial.

Animador

muchas gracias @Felixblanco!

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?