Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Mitos sobre la electrólisis salina
13-06-2017 13:52
Autor:

Todos los que hacemos uso y disfrute de una piscina hemos oído hablar en algún momento de la electrólisis salina o más comúnmente llamada cloración salina, y sus múltiples beneficios. También, de los comentarios sobre su elevado coste o su mantenimiento más despreocupado. En este artículo vamos a repasar y aclarar los mitos sobre la electrólisis salina.

piscina escalera.jpg

Antes que nada para los que aún tengan dudas sobre en que consiste la electrólisis salina vamos a hacer un pequeño resumen sobre su funcionamiento. Se trata de un sistema de mantenimiento para el agua de la piscina por el cual añadiendo sal común al agua, de 4 a 6 gramos por litro, y mediante un aparato eléctrico o clorador salino, generamos una reacción química que separa la composición química de la sal obteniendo de esa manera cloro, lo que nos permite mantener la piscina desinfectada. Dicho esto vamos a repasar algunos de los mitos más comunes.

large4.jpg

Mitos sobre la electrólisis salina

1. El tratamiento por cloración salina supone un coste mayor

Falso. Si bien es cierto que la inversión inicial es mayor que en un sistema de mantenimiento tradicional por cloro, la ausencia de diversos tipos de tratamiento, en función de las carencias del agua, así como la poco probable necesidad de hacer frecuentes vaciados parciales o completos de la piscina, hacen que en poco tiempo hayamos recuperado la inversión. Además, unido a los enormes beneficios para la salud que supone la electrólisis salina, este sistema puede conseguir que no pienses en volver a los tratamientos convencionales.

2. Si trato la piscina por cloración salina el mantenimiento es mínimo

Cierto. Las aguas tratadas por sal resultan ser completas en términos de desinfección y protección total. Esto hace prácticamente innecesaria la aplicación de otros productos químicos salvo ajustar el pH cuando sea necesario. Por tanto, el mantenimiento se limitará al uso del filtro y el limpiafondos como métodos de limpieza.

3. Para tener la piscina tratada solo necesito sal

Falso. Dentro de este sistema de desinfección el elemento clave es la sal pero esta, por si sola, no es capaz de crear cloro. Para ello necesitamos un clorador salino que cree la reacción química que produzca el desinfectante. También, es interesante remarcar la viabilidad de compaginar el clorador con un regulador automático de pH ya que requieren de varias mediciones por semana para garantizar la estabilidad del agua.

 large2.jpg

4. Produce cloro de manera natural

Cierto. Gracias a la cloración y por medio de una reacción química, el clorador descompone la sal obteniendo de esta manera cloro. Esto influye en una menor carga química sobre el agua y, por tanto, se siente más natural y no desprende los incómodos olores a cloro.

5. El agua procedente de la cloración salina no es reutilizable para el riego

Falso. La cantidad de sal usada en este tratamiento es de entre 4 a 6 gramos por litro, lo que supone un porcentaje realmente bajo que no influye de ninguna manera en que el agua no sea viable para su uso como agua de riego.

6. Tiene múltiples beneficios sobre la piel y nuestra salud

Cierto. Las aguas salinas son ideales tanto para evitar las típicas molestias en los ojos que ocasionan los cloros así como para personas que padezcan de sensibilidad cutánea. A parte de esto, no reseca la piel, no apelmaza el pelo, ni produce descomposición estomacal en caso de ingesta.

sal.png

7. El agua tratada por cloración salina deja manchas en la línea de flotación de la piscina

Falso. La cloración salina no está relacionada con las posibles manchas que puedan aparecer en las paredes de la piscina, estas vienen dadas por la dureza del agua, lo que favorece la aparición de la cal.

8. Ahuyenta las abejas, avispas y otros insectos voladores

Cierto. Aunque no sea un valor tangible, la experiencia de muchos clientes corrobora que los insectos se sienten menos atraídos por las aguas salinas, lo que favorece una mayor higiene de las aguas de la piscina.

Espero que este post te haya sido útil para resolver algunas dudas sobre la cloración salina y animarte así a dar el salto definitivo hacia este método de desinfección, al que no querrás renunciar una vez lo hayas disfrutado. Si tras leer este artículo te has propuesto cambiar a un sistema de cloración salina, te animo a que nos lo muestres y lo subas en la sección de Proyectos. Si tienes alguna duda o sugerencia deja tu comentario en este post o abre un nuevo hilo de conversación en nuestro Foro de Jardinería.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?