Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Ventajas de usar un cubrepiscinas
25-08-2017 16:38
Autor:

Cuando instalamos una piscina, también necesitamos pensar en su mantenimiento, sobre todo durante el invierno. Para mantenerla en condiciones óptimas, hay que dedicarle mucho tiempo y esfuerzo. Por ello, en este post vamos a hablar de las distintas ventajas de usar un cubrepiscinas.

Cubre piscinas 1.jpg

Seguro que muchos de vosotros tenéis que cambiar varias veces al año el agua de la piscina o limpiarla con productos químicos. Hoy en día, disponemos de elementos para tapar la piscina en las estaciones de frío, lo que resulta muy útil para su mantenimiento. Por eso, a continuación analizo las ventajas de las cubiertas para piscinas, así como los tipos y características de los mismos.

1. Ventajas de utilizar un cubrepiscinas

En invierno no solemos utilizar la piscina y la mejor opción para mantener el agua durante el año es taparla. Con ello, consigues conservar el agua en buenas condiciones y ahorras en productos químicos. Cuanto más limpia esté el agua, menos esfuerzo tendrás que realizar a la hora de limpiarla cuando la abras el próximo año. Además, hay ciertas zonas de España donde existen restricciones de agua durante el verano, por lo que conservarlo te evitará problemas.

Conservando el agua también proteges las paredes de la piscina, ya que evitas que se agrieten. Otra ventaja es que, en la mayoría de los casos, los cubrepiscinas son de un grosor considerable, lo que dificulta que durante el invierno ningún animal se caiga dentro. A la vez, impiden que el agua se evapore si algún día hace calor, por lo que la cantidad que haya se conservará prácticamente igual.

2. Mecanismo enrollable, perfecto para zonas cálidas

Dejando de lado la cuestión estética, que es un elemento muy personal, hay un tipo de cubrepiscinas que es muy útil: los de mecanismo enrollable. Estos pueden enrollarse de forma manual o de manera motorizada.

Antes de decantarte por esta opción, debes tener en cuenta la temperatura de la zona donde vives, pues solo merece la pena en zonas de climas más suaves en los que se usa la piscina con mayor frecuencia, y no únicamente en los meses de verano. Este tipo de cubierta no ocupa demasiado espacio y es verdaderamente muy funcional.

enrrollador de piscina.jpg

3. Tipos de cubiertas para piscina

Actualmente existen muchos tipos de cubrepiscinas. Por ejemplo, podemos distinguir entre cubiertas de invierno para piscinas lonas de verano.

  • Las lonas de verano se utilizan en sitios de calor excesivo para que no se evapore el agua fácilmente y se mantenga la temperatura.
  • Los cubrepiscinas de invierno permiten que el agua de la lluvia se filtre, para conservar así el nivel del agua de forma natural. Existen algunos modelos translúcidos, que dejan ver el estado del agua, por si por algún motivo se ensucia o se colase algún insecto. Son más resistentes que los de verano, más fuertes para aguantar la lluvia y las bajas temperaturas.

cubrepiscina.jpg

Según su forma y características, encontramos también diferentes tipos.

  • Cerramientos: ideal si quieres disfrutar de la piscina durante más tiempo al año. Dejan pasar la luz, bien sean de plástico o cristal, ayudando a mantener el agua templada y que no haga frío en ellas. 
  • Cubiertas de madera: a la vez que facilita tapar literalmente la piscina, sirve para tener un suelo de madera a sus laterales. Son unas tapas de madera móviles que se abren y cierran a través de unos railes. Esta es una gran ventaja porque son muy seguras.
  • Cubierta retráctil: son persianas de PVC o policarbonato que en la mayoría de los casos están motorizadas, aunque pueden ser también manuales. Para que se puedan deslizar a lo largo de la piscina llevan también unos railes laterales. Una de las ventajas es la su fácil limpieza, al tratarse de un material rígido.
  • Cubiertas portátiles: aquellas que ya vienen determinadas por el fabricante para nuestra forma de piscina.

4. Mantenimiento del cubrepiscinas

La limpieza es algo fundamental para darle una mayor vida al cubrepiscinas y que su mantenimiento se haga más llevadero. Si se trata de una zona de muchas heladas y frío en invierno, un truco para que no se hagan capas de escarcha y se congele el agua es meter bidones de plástico con arena por la mitad y ello va a hacer que se medio sumerjan y eviten el hielo.

Cuando dentro del verano vas a permanecer fuera de casa y dejar sin utilizar la piscina 3 o 4 días deberás cubrirla para evitar la evaporación y la suciedad.

Es importante la conservación de los tensores, si se trata del cubrepiscina de lona. Debes cambiarlos si pierden fuerza o quedan sueltos. Espero que este post te sirva de ayuda a la hora de decidir qué tipo de cubrepiscina elegir. Te invito a expongas tus dudas en los Foros. Si finalmente te decantas por colocarlo, no olvides enseñarlo en la sección de Proyectos

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?