Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Qué son los acumuladores de calor?
17-01-2017 10:31

Los acumuladores de calor son, tal y como indica su palabra, todos aquellos sistemas de calefacción eléctricos que funcionan mediante unas resistencias que calientan una superficie, bien sea algo cerámico o de aluminio, con una gran capacidad de almacenar calor. Si quieres saber más sobre este sistema, te contamos más información qué son los acumuladores de calor y cuál es su funcionamiento.

emisor-termico.jpg

Su funcionamiento se basa en la alternancia de ciclos de carga y descarga, es decir, el tiempo que esté conectado o el tiempo que esté desconectado. Lo normal es que el acumulador o radiador eléctrico caliente una estancia consumiendo la menor energía posible para proporcionar calor. De esta manera, se conseguirá un calor agradable y confortable a un bajo coste. 

¿Cómo funciona un acumulador y cuáles son sus ventajas?

Al contrario de otras fuentes de energía como el gas natural o el butano, los acumuladores eléctricos no emiten gases y tampoco consumen el oxígeno de la estancia donde te encuentres, además que no suelen tener costes de mantenimiento. Su función es la de proporcionar calor mediante el consumo eléctrico que está acumulando, bien por placa cerámica en su interior o bien por fluido térmico. Son materiales que acumulan calor pero con la diferencia de que el cerámico tiene más inercia térmica que el fluido, por lo que los dos son acumuladores pero se tienen que utilizar de un modo distinto.

emisor-termico-enchufado-espejo.jpg

Una vez el acumulador, o radiador eléctrico, haya alcanzado la temperatura deseada por el usuario este se para y se mantiene dependiendo del tipo de acumulador que sea. Si es cerámico o fluido estará más o menos tiempo proporcionando calor. Lo normal es utilizar una temperatura lógica de 21 o 22 grados, lo cual indica que el acumulador parará con facilidad mucho antes que si pones 28 grados y consumirá mucho menos. De esta manera, es más fácil sacar provecho de estos aparatos de acumulación de calor.

¿Cuál es el mejor acumulador de calor cerámico o fluido?

Lo primero que tienes que tener claro a la hora de elegir un acumulador es saber cuánto tiempo vas a utilizarlo. Si vas a usarlo no más de 4 horas lo normal es elegir un fluido, ya que es un radiador que se calienta antes pero su inercia térmica no es tan grande como la de un cerámico y, por lo tanto, podrás disfrutar más rápido del calor y más o menos a un consumo moderado durante 4 horas. Si por el contrario vas a utilizar un acumulador para estancias en las que necesites un aporte de calor continuado y duradero de más de 4 horas, habrá que usar el cerámico, ya que mantendría la temperatura idónea gracias a su gran inercia térmica que proporcionará que el aparato haga menos ciclos de carga y descarga que un fluido.

Si quieres saber más, te dejamos este vídeo donde puedes aprender cómo elegir un emisor térmico.

Si te ha quedado alguna duda de cómo elegir un radiador eléctrico, puedes abrir un hilo de conversación en el Foro de Climatización. Recuerda que puedes subir tus proyectos a la sección de Proyectos.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?