Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo hacer una cimentación?
25-01-2016 14:06

La cimentación es clave para el buen comportamiento de cualquier edificio, ya que garantiza una buena conexión entre este y el suelo sobre el que se apoya. Es la primera fase que necesitamos realizar si lo que queremos es construir una casa.

 

Armadura típica de una losa de gran tamaño, también se observa el arranque de la caja del ascensor y las esperas de los futuros pilares.

 

El material preponderante para su construcción es el hormigón armado, aunque también encontraremos elementos totalmente metálicos (en algunos pilotes) y de hormigón en masa (sobre todo en pozos de cimentación y algunos muros de contención). Consulta aquí cómo cómo hacer hormigón.

 

¿Qué elementos constructivos debemos usar?

 

Hay que diferenciar entre cimentaciones profundas y superficiales:

 

 

 

  • Las cimentaciones superficiales, que son las más conocidas, se dividen en dos de los tipos más comunes: las losas y las zapatas (aisladas, combinadas y corridas). Las losas son un elemento continuo de hormigón que apoya sobre la casi totalidad de la base del edificio. Las zapatas son elementos más pequeños que sólo buscan el apoyo necesario para transmitir los pesos que recibe. 
  • Las cimentaciones profundas, de las que haremos una pequeña mención al pilotaje y sus encepados.

Es muy importante, también, tener en cuenta los muros de sótano, pantalla y de contención, ya que estos tendrán que resistir empujes laterales del terreno. Por lo que también podemos considerarlos parte de la cimentación. 

 

original (3).jpg

 

En la imagen superior vemos un muro de sótano ya acabado, de hormigón armado, y donde se observa una impermeabilización perimetral (en color negro). Es esencial proteger nuestra cimentación, en contacto con el suelo.

 

¿Cuándo usar cada tipo de cimentación? 

 

Dependerá de la resistencia del suelo. Para saberla, hay que realizar un estudio geotécnico para saber en qué tipo de suelo nos encontramos. Con los “mejores” suelos bastará con una cimentación superficial, mientras que con los “peores” suelos hay que recurrir a cimentaciones profundas, para llegar a un substrato resistente.

 

¿Cómo se construye una cimentación superficial?

 

A continuación, te ofrecemos el esquema genérico para construir una cimentación superficial, ya que para la profunda es mejor contar con profesionales: 

 

  1. En primer lugar deberemos horadar el terreno. Para ello será conveniente el uso de maquinaria, como retroexcavadoras. Dependiendo del terreno circundante y del propio suelo se necesitará, o no, la construcción de muros de contención o muros pantalla que eviten corrimientos de tierras. Pero si alrededor se tienen otras edificaciones (viviendas entre medianeras), es conveniente hacerlo en sucesivas fases (cimentación por bataches) para no afectar a las cimentaciones ya construidas circundantes.
  2. Una vez realizadas las zanjas, echaremos un primer hormigón de limpieza, que nos regularice el terreno. Generalmente es una capa de apenas 10 cm. 
  3. Posteriormente, colocaremos el armado de la losa o zapata con sus separadores para que no rocen el hormigón de limpieza. Incluiremos en ese armazón metálico las armaduras de espera de los muros y/o pilares.
  4. Tras ello, se procederá a verter el hormigón, necesitará de varios días para adquirir una resistencia suficiente que nos permita continuar. En muchas ocasiones nos hará falta de un encofrado para definir la forma de esa cimentación de hormigón.
  5. Aunque ya se considera parte de la estructura de la edificación, el siguiente paso sería la construcción de muros y pilares. Es muy importante, en aquellos elementos subterráneos que están en contacto con el suelo, incluir sistemas de drenaje en el perímetro así como las convenientes láminas de impermeabilización y antipunzonamiento. Consulta cómo elegir impermeabilizantes.

Hay que tener en cuenta, si la opción es la de zapatas aisladas, que éstas tienen que ser “atadas” mediante vigas. También es muy importante dejar construidas todas las instalaciones de saneamiento y desagüe (bajantes, conducciones, arquetas, etc.) que irán soterradas. Normalmente serán tuberías de PVC y no necesitarán presión, ya que su caída es por gravedad. Aprende cómo instalar tuberías. 

Cimentación mediante zapatas aisladas y corridas bajo muro, y arquetas y conducciones de saneamiento (negras y pluviales).

En la imagen superior observamos un esquema con dos tipos de zapatas, las aisladas bajo pilares y corridas bajo muro. El atado se da eficazmente, no quedando ninguna zapata "suelta". También queda claro el esquema de desagüe de aguas negras y aguas pluviales. 

 

Es fundamental una buena construcción y un buen diseño. Podemos encontrarnos con asientos diferenciales, pequeñas diferencias de "acomodo" entre unas zapatas y otras, que acaben produciendo grietas en nuestros paramentos. La situación con el tiempo se estabiliza y ese será el momento para proceder a reparar las grietas y fisuras que hayan surgido.

 

Si tienes alguna duda, no dudes en hacérnosla saber en nuestro Foro de Bricolaje y, si estás cimentando tu futuro hogar, compártelo con nosotros en nuestra Galería de Proyectos.

 

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?