Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Claves para saber qué ladrillo necesitas
15-06-2015 10:17

Los ladrillos son piezas de construcción creadas a base de arcilla cuyas formas y medidas son variables. Se colocan formando un aparejo para la ejecución de fábricas, ya sean muros, tabiques, pilares, arcos y otras estructuras arquitectónicas. En este artículo voy a contarte algunas claves para saber qué ladrillo necesitas en tu obra o reforma. mortero-ladrillo-fachada-construccion.jpg

Aquí van algunas de las claves para saber qué ladrillo necesitas:

1. ¿Qué partes tiene un ladrillo?

En la geometría del ladrillo podemos distinguir tres partes principales de mayor a menor superficie: tabla, canto y testa. Siguiendo la forma rectangular, las tablas son los lados más altos y anchos; los cantos son los lados más altos pero estrechos, y las testas son los dos rectángulos más pequeños. 

2. Clasificación de los ladrillos según su aspecto

  • Ladrillo macizo. No poseen perforaciones o las que tiene representan menos de un 10% del volumen. Tiene las dimensiones exactas gracias a su prensado y, por lo tanto, un acabado más preciso. Pueden tener un rebajo en la tabla, para albergar el mortero. Este tipo se emplea en la construcción de paredes sin llagas, o con juntas de poco espesor.

ladrillo-macizo-construccion.jpg

  • Ladrillo perforado. Poseen perforaciones en la tabla que equivalen a un 10% o más de su volumen. Estos orificios permiten la entrada del mortero, aumentando la resistencia de la estructura. Son utilizados en la ejecución de muros, tanto interiores como exteriores.

ladrillo-perforado-construccion-bloque.jpg

  • Ladrillo hueco. Disponen de perforaciones en canto o testa, que reducen el peso y facilitan su corte y manejo. Se emplean en techos y tabiquería interior no estructural, o para construir muros dobles (con material aislante entre ellos). Existen varios tipos: hueco simple, doble, triple, rasilla o rasillón.

ladrillo-hueco-construccion-rayado.jpg

  • Caravista. Tiene un acabado esmaltado y, por ello, se utiliza especialmente en fachadas o zonas decorativas donde el ladrillo queda al descubierto.
  • Refractario. Resiste las altas temperaturas y, por eso, se utiliza en chimeneas y calderas. Tiene una composición igual a la de un ladrillo macizo pero con distintas proporciones.

Además de la distinción según la forma, destacan algunos tipos de ladrillos con acabados o características especiales, como por ejemplo: 

  • De tejar o manual. Ladrillos de fabricación tradicional, con apariencia tosca, aristas poco regulares y caras rugosas. Éstos simulan antiguos ladrillos ornamentales y son muy recurridos para la reparación y rehabilitación de edificaciones antiguas. Suelen tratarse de ladrillos de tipo macizo.
  • Caravista, Clinker o gresificado. Ladrillos con terminaciones especiales que se dejan sin revestir y sirven, a la vez, como terminación decorativa. Suele tratarse de ladrillos perforados.
  • Aplantillado. Ladrillos con algún perfil curvo, empleados para generar molduras corridas. Pueden ser perforados o huecos.
  • Refractario. Ladrillos que, por su composición, son capaces de soportar altas temperaturas y fuego directo. Empleados en calderas, hornos o chimeneas. Pueden ser macizos o perforados.

Si tienes alguna duda, puedes dejar tu comentario en nuestro Foro, o abrir un hilo de conversación sobre cualquier otro tema. Si realizas algún trabajo con ladrillos, recuerda que puedes subir tu proyecto a la sección de Proyectos

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?