Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Qué material es el mejor para el suelo de una piscina?
18-01-2016 16:23
Autores: 15

Como paso previo a elección del modelo de piscina que queremos para nuestro jardín, es aconsejable planificar también qué suelo instalaremos en el entorno de la misma. Son muchos los factores a tener en cuenta, como el presupuesto, el estilo de decorativo, la comodidad, la seguridad o la limpieza. 

 

 

¿Qué material es el mejor para el suelo de una piscina?

 

Hay muchos tipos de materiales de suelos para el suelo de la piscina:

 

1. Césped natural: Es una de las opciones más comunes y también económica. Su principal característica es la posibilidad de combinación con otro tipo de suelos en el entorno de la piscina. Su principales inconvenientes son los siguientes: la necesidad de mantenimiento que requiere durante todo el año para que durante la época de uso de la piscina luzca en el mejor estado, además de la suciedad que genera y que puede repercutir en la calidad de agua de la piscina.

 



2. Césped artificial: Existen varios tipos de césped artificial en los que varía su calidad, su altura, el drenaje, e incluso el olor imitando el césped natural. Su principal ventaja es su fácil instalación y limitado mantenimiento, pero como desventaja es que aportan escasa apariencia o estética natural.


3. Madera: Existen diversos tipos de maderas de exterior, todas con un amplio componente estético a la vez que pueden cumplir a la perfección ese aspecto funcional buscado para el suelo de nuestra piscina, dado su dureza y resistencia. Un punto clave será el empleo de maderas antideslizantes.

 

 

Hay dos formas de presentación de este tipo de suelo de madera para piscina: en tablero o en baldosas. Las maderas de exterior vienen tratadas para soportar las intemperie, pero en cualquier caso será necesario un tratamiento de mantenimiento en un plazo que variará según el tipo de madera.

 

 

Es necesario tomar una serie de precauciones durante la instalación del suelo de exterior, empezando por crear una base perfectamente nivelada manteniendo una pequeña inclinación (aproximadamente del 1%, para facilitar el desagüe y evitar encharcamientos provocados por las lluvias), además de velar por el buen acabado, sin aristas ni astillas que puedan provocar daños al caminar descalzos.


4. Composite: El composite es una mezcla de resinas plásticas y fibras de madera, obteniendo como resultado una combinación que mantiene lo estético que aporta la madera y aporta las ventajas del plástico, como la alta resistencia a la intemperie y al cloro, dureza y antideslizante, entre otros. 

 

Se puede adquirir tanto en forma de baldosa, como lamas, con una instalación similar al caso anterior para los suelos de madera. Además de emplearlo como cubrición del suelo en el jardín y entorno de la piscina, también se puede utilizar, del mismo modo que los listones de madera, para crear un cajeado muy decorativo y funcional de piscinas de superficie o semienterradas.

 


5. Cerámica: Son dos las opciones disponibles para instalar un suelo cerámico en nuestra piscina: pasta roja o suelo porcelánico. La diferencia principal entre ambas opciones es la porosidad, es decir, la capacidad de absorción de agua que evitará que su deterioro ante las inclemencias meteorológicas (principalmente las heladas) sea menor.

 

6. Piedra: Es uno de las opciones más empleadas para acondicionar el entorno del jardín y de las piscinas. Aporta alta resistencia, buen comportamiento a la intemperie y su principal característica es la elegancia o estilo que puede crear combinado con césped natural.


Existen diversos tipos de piedra y en su elección, además del gusto personal, dos serán los factores a tener en consideración: no pueden ser piedras pulidas (para evitar el deslizamiento) y su comportamiento refractario (deben ser piedras que no retengan el calor para evitar daños al caminar descalzos).


7. Losetas vinílicas: Pueden ser de caucho o de plástico y se caracterizan por su resistencia a la intemperie y al cloro además de por su capacidad de amortiguación de impactos (en el caso de las losetas de caucho).

 

Si tienes alguna duda puedes dejar un comentario en este post o participar en nuestro Foro de Jardín. 

Colaboradores

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?