Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo limpiar y conservar diferentes metales decorativos?
26-01-2017 10:07
Autores: 15

Es habitual que en nuestra casa conservemos elementos decorativos, antigüedades o demás objetos realizados en metales como la plata, alpaca, cobre, latón o acero inoxidable. A pesar de ser materiales duraderos, en muchas ocasiones pierden el brillo o se cubren de una capa de óxido que afecta a su apariencia estética que hace peligrar su conservación. A lo largo de este artículo te enseñaremos, de una forma clara y sencilla, diferentes productos y técnicas para aprender cómo limpiar y conservar diferentes metales decorativos.

Metales decorativos.jpg

Con el objetivo de aportar la mayor cantidad de ideas y soluciones adaptadas a cada material, te enseñaremos primero diferentes productos y técnicas de limpieza. Después, aprenderás cómo conservarlos limpios y brillantes durante más tiempo.

¿Qué materiales necesito para limpiar y conservar diferentes metales decorativos?

Productos limpieza de metales.jpg

¿Cómo limpiar diferentes metales decorativos?

Como cada metal tiene sus propias características, te los mostraremos de forma individual o por grupos.

1. Plata

Es un metal muy empleado en joyería y en elementos decorativos como marcos de fotos, bandejas, juegos de café o cubertería. Una forma sencilla de limpiarla es mediante el uso de un limpiador para plata. Estos productos son específicos para dicho material y no agreden ni marcan la superficie del objeto. Para ello, impregna el producto en un trozo de trapo de algodón y frota la superficie realizando pequeños círculos. Una vez limpia la totalidad de la pieza, aplica con una esponja suave lavavajillas líquido, creando mucha espuma.

A continuación, enjuaga bien la pieza con agua fría. De este modo, retirarás los posibles restos de limpiador de plata que puedan quedar en los recovecos. Para terminar, seca bien la pieza con un trapo limpio de algodón hasta que la superficie quede brillante.

Limpieza-aclarado plata.jpg

El agua y el jabón eliminan los restos de producto limpiador que quedan, sobre todo en los recovecos. Estos restos con el tiempo ennegrecen, dando un aspecto sucio a las piezas de plata.

2. Alpaca

Se trata de una aleación compuesta por zinc, cobre y níquel, que tiene un color y brillo muy parecido al de la plata. Ha sido y es muy empleado en la fabricación de cuberterías, bandejas, artículos religiosos, bisutería o pequeñas piezas de instrumentos musicales.

Su limpieza se realiza igual que con la plata, siempre que emplees un limpiador para plata. En muchas ocasiones, sobre todo en elementos decorativos, puedes encontrar suciedad adherida en recovecos que, con un paño o esponja, no se consigue eliminar. Para ello, te recomendamos que fabriques tu propio instrumental de limpieza. Usando un palillo largo de madera y un trocito de algodón, podrás hacer un hisopo con el que eliminarás sin esfuerzo esos restos. De esa forma, tus piezas quedarán perfectamente limpias y sin esos surcos ennegrecidos.

Limpieza alpaca.jpg

No olvides que, una vez limpia la pieza, debes lavarla con agua fría y jabón de lavavajillas, produciendo mucha espuma. Después, seca bien la pieza con un trapo de algodón y sácale brillo con papel suave de cocina.

3. Latón, bronce y cobre

El latón es una aleación de cobre y zinc, muy empleada en lámparas antiguas o piezas de instrumentos musicales. En cambio el bronce, es una aleación compuesta de cobre y estaño. La limpieza de cualquiera de estas superficies, es aconsejable que la realices con un limpiador para cobre, latón y bronce. A diferencia de la plata o la alpaca, puede que tengas que insistir más con la esponja o paño de algodón, debido a que las manchas de suciedad en estos metales se quedan más adheridas. Para las manchas que no se quitan del todo, puedes frotar suavemente la superficie con un pequeño trozo de lana de acero. Con esto, podrás pulir la superficie.

Limpieza de latón.jpg

En este caso puedes ver la limpieza mediante un hisopo realizado con lana de acero fina impregnada del limpiador.

Muestra de limpieza latón.jpg

Después puedes apreciar claramente los resultados de la limpieza. Esta pieza de latón presentaba suciedad adherida y restos de cera. Como en los casos anteriores, no olvides limpiar la pieza con agua fría y jabón de lavavajillas y secarla bien después.

Candil de latón limpio.jpg

Este candil ya está limpio y sin perder el encanto de su antigüedad.

4. Acero inoxidable, cromados y aluminio

Tanto los cromados como el acero inoxidable son materiales que se ensucian fácilmente, sobre todo si los tocas con los dedos. Para que puedas conservar su brillo y apariencia original, te aconsejamos que emplees siempre un limpiador para acero inoxidable, cromados y aluminio. Aplica el producto mediante un trozo de esponja suave y realizando pequeños círculos. Obtendrás una superficie brillante de una forma rápida y sencilla.

Limpieaza acero inoxidable.jpg

Una vez limpia la superficie, puedes sacarle más brillo usando un trozo de papel de cocina. Eliminarás los restos del producto limpiador y obtendrás un brillo espectacular.

Si hay algún paso que no te ha quedado claro y quieres realizar una consulta, puedes hacerlo abriendo un hilo de conversación en el Foro de Decoración. Si tienes algún consejo o truco para limpiar alguno de estos metales, o tal vez quieras añadir algún metal más, te animamos a que lo hagas. Comparte con todos nosotros tus conocimientos y experiencias en nuestra sección de Proyectos de la Comunidad.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?