Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo pueden ser los módulos de un armario?
26-01-2015 12:00

Pregunta

¿Cómo pueden ser los módulos de un armario?

Respuesta

     

 

Los módulos de interior son el corazón de un armario, las piezas que van a constituir la estructura del mueble y que van a soportar el peso de todos los accesorios y complementos que se quieran añadir.

 

Por eso, de la calidad que se tengan los módulos que se elijan, dependerá la resistencia del armario o vestidor. 

 

Los módulos para armarios Spaceo cuentan con el sello AITIM, de la Asociación de Investigación de las Industrias de la Madera, que aseguran que los productos tienen una calidad contrastada.

 

Además, están hechos en España con madera certificada proveniente de bosques gestionados de manera sostenible y cuentan con una garantía de 10 años.

 

Cuando se toma la decisión de crear un armario con módulos, las medidas disponibles son muy importantes. Cuanta más variedad de medidas exista, más fácil resultará componer el armario, eligiendo entre un mayor número de combinaciones posibles. Además, podrás aprovechar mejor el espacio al no dejar huecos inutilizados.

 

Y un detalle importante: los módulos chaflán permiten combinar módulos de los dos fondos disponibles en un solo armario.

 

Los módulos pueden estar formados por los siguientes materiales: tableros de melamina o finish foil.

 

Tableros de melamina:

 

  • El tablero melamínico, o laminado de baja presión, está formado por un soporte de aglomerado revestido por láminas decorativas.
  • Tiene una especie de forma de sándwich que ofrece gran resistencia a la abrasión y a los agentes químicos.
  • La superficie es lisa, sin poros ni efecto de “piel de melocotón”. Esto facilita su limpieza y evita la proliferación de ácaros, que suele ocurrir en superficies porosas. 

Finish Foil: 

 

  • Se trata de un soporte de aglomerado recubierto con folios decorativos post-impregnados.
  • Los folios tienen un gramaje menor que las láminas del tablero de melamina: solo 35 a 40 gramos por metro cuadrado. Este grosor no es suficiente para cubrir las imperfecciones del tablero, pudiendo aparecer el efecto “piel de melocotón” en la superficie. Esta porosidad facilita la acumulación de ácaros.
  • Los folios decorativos están sometidos a un proceso de barnizado, donde se depositan de 10 a 30 gramos de barniz por metro cuadrado. Esta ligera capa de barniz se daña con facilidad y sufre variación en el tono si es expuesta a la luz solar.
  • Además, sólo admiten limpieza ocasional y con un paño seco.

Diferencias tableros melamina y finish foil:

 

  • Los tableros de melamina tienen una resistencia al rayado, al desgarre y al desgaste en general mucho más elevada que los tableros con acabado Finish Foil. 
  • Los cantos de los tableros de melamina son de PVC, lo que les confiere gran resistencia al desgaste. En tanto, en los de Finish Foil son de este mismo material, igual que el resto de la superficie.
  • El otro detalle importante está en el zócalo trasero. Los tableros de melamina lo tienen melaminizado, mientras que el otro es de aglomerado sin ningún tipo de recubrimiento.
  • El zócalo melaminizado aporta un plus frente a posibles humedades, ya sean de la solera o por falta de ventilación, lo que aumenta la durabilidad del módulo.

En el montaje hay que prestar especial atención a la trasera:

 

En los tableros de melamina la trasera se coloca directamente en su canal/ranura. Ésto no solo facilita el montaje, sino que asegura que esté a escuadra y le da más resistencia y durabilidad al módulo. 

 

Además, los módulos que por sus dimensiones lo necesitan, incorporan un refuerzo extra para que sean aún más robustos.

 

En el de finish foil, por su parte, la trasera va clavada, algo que hace más complejo el montaje. Además, normalmente siempre sobresale algún clavo que daña el lateral y cualquier golpe durante el montaje y traslado del módulo a su posición final puede desclavar la trasera. 

 

Una trasera clavada resta resistencia al conjunto, ya que se puede desencajar con el uso habitual.

 

Hay que tener en cuenta que las traseras, una vez montadas, tienden a estabilizarse en su contenido de humedad, lo que provoca un ligero aumento de su tamaño. Si la trasera va montada en su ranura, no hay problema. Sin embargo, si va clavada, se puede producir un abombado entre clavo y clavo.

 

Además, si en algún momento se quiere desmontar el módulo para trasladarlo a otra habitación, la trasera clavada es un problema.

 

Pero si va colocada en la ranura, como en los de tableros de melamina, el proceso de desmontaje es más sencillo.

 

Si tienes alguna duda, puedes mandarme un mensaje en mi perfil Silvia Covacho o seguir los artículos que iré publicando.

 

Información de interés:

-Qué es un mueble modular

-Qué tipos de armarios de exterior hay

- Forrar armario empotrado

 

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?