Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Qué diferencia hay entre focos empotrables y downlights?
05-02-2015 12:13

Los focos de empotrar son una fuente de luz que se encaja en el falso techo de los hogares. Dentro de estos, podemos distinguir entre empotrables, que en función de la tecnología que usen pueden ser halógenos o LED, y downlight, que puede contar con bombillas LED o de bajo consumo. En este artículo te explicamos qué diferencia hay entre focos empotrables y downlights.

halogeno.jpg

Antes de decidirte por un foco de empotrar, ten en cuenta la estancia o zona que quieres iluminar: cocinas, baños, pasillos, garajes, etc. Los LED están indicados para estancias con continuos encendidos y apagados, como cocinas y baños, mientras que las flucompactas se recomiendan en habitaciones en las que la luz permanece encendida durante mucho tiempo.

Dentro de los focos de empotrar hay que distinguir entre dos tipos diferentes: 

1. Focos empotrables: 

En su mayoría, tienen un ángulo de enfoque de 38º a 60º. Es decir, si nuestro techo tiene menos de 3 metros de altura, nos hará un foco centralizado de luz, mientras que el resto quedará prácticamente a oscuras. Los focos empotrables no son apropiados para cocinas, oficinas o salas. Sin embargo, son una buena opción para iluminar un objeto en concreto, por ejemplo, un cuadro en una pared, pues lo hará con intensidad y dándole protagonismo. 

Comparar el ángulo de incidencia de la luz

angulo-incidencia-luz.jpg

Estos focos llevan mucho tiempo en el mercado, pero siguen siendo una opción muy actual que ha evolucionado mucho los antiguos modelos metálicos con focos que se fundían enseguida, en los que salía más caro cambiar el foco que comprar uno nuevo.

Actualmente, existen luminarias elegantes y discretas con opción de haz direccionable. Estos focos se utilizan para la iluminación en el hogar, por ejemplo, integrados en los muebles de cocina, o para personalizar el ambiente de una habitación, jugando con los haces de luz.

Según se elijan y se coloquen, puedes crear ambientes acogedores, destacar formas y objetos o acondicionar determinadas zonas para trabajo o lectura. También se utilizan cada vez más en los comercios, resaltando en los escaparates las zonas en las que se exponen los productos para darles protagonismo.

Por su tecnología, podemos distinguir dos tipos:    

  • Focos halógenos: ofrecen una luz amarilla, más brillante en el caso de los halógenos con transformador, que favorece la percepción real de los colores. Si quieres regular la intensidad de la luz con un regulador debes optar por empotrables halógenos.
  • Focos LED: Su vida útil puede llegar a las 50.000 horas -más de 30 años si lo encendemos 3 horas al día- y su principal ventaja es el ahorro: más de 105 euros si lo comparamos con una bombilla halógena de 35 W. Ofrecen una luz que puede ser blanca o amarilla y no emiten calor. 

2. Downlights

Por el contrario, los focos downlights emiten luz difuminada y con un ángulo de apertura de al menos 120º. Es decir, iluminan toda la estancia en la que están colocados. Este tipo de luz es apropiada para una cocina o para una oficina. El diseño de esta iluminación ofrece posibilidades increíbles con la combinación de materiales, formas y colores para la creación de diferentes ambientes.

foco-downlight.jpg

¿En qué se diferencian estos focos 'downlight' de los focos empotrables?

Los downlights son de un tamaño medio-grande (150-250mm) y en su mayoría redondos, aunque también existen cuadrados. Generalmente, conllevan lámparas fluorescentes compactas. Proporcionan amplitud a las estancias, ya que su ángulo de luz es muy abierto. Para sacarles el máximo rendimiento se aconseja colocarlos lejos de las paredes. En un largo pasillo iluminado con downlights, por ejemplo, se colocarían en el centro. Hay que planificar bien su distribución. Suelen quedar muy bien alineados y separados entre sí por metro y medio de distancia, dependiendo de su potencia. En zonas amplias, podemos situarlos en líneas paralelas, siempre alejadas de las paredes para su máximo aprovechamiento.

Si te queda alguna duda, puedes consultarla abriendo un nuevo hilo de conversación en nuestros Foros. Si ya te has decidido por uno de estos dos tipos de focos de empotrar, puedes compartir tu experiencia en la sección de Proyectos

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?