Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Qué verdades y mentiras hay detrás de la energía solar?
01-04-2016 12:56

solar.jpg
Actualmente le damos dos usos a la energía solar a nivel doméstico: generación de electricidad fotovoltaica y aprovechamiento térmico para ACS (agua caliente sanitaria/calefacción). Los sistemas solares de cualquier tipo son bastante desconocidos en nuestro país comparándolos, y esa es una de las principales barreras para su implantación doméstica. 

En torno a la energía solar hay muchas dudas, por eso te desvelamos las verdades y mentiras que hay detrás de la energía solar:

  • Es falso que si no hace sol, el sistema no funciona. Un sistema solar de cualquier tipo aprovecha la radiación difusa de un día nublado. Naturalmente entregará una potencia inferior a la de un día a pleno sol, pero existen sistemas especialmente diseñados para aprovechar la radiación difusa. En el caso de la energía fotovoltaica (FV) se utilizan placas de silicio amorfo, que pierden un poco a pleno sol pero ganan en radiación difusa. En la solar térmica (ST) se adecúa también el tipo de placa y de sistema para rendir más en baja radiación.
  • Es verdad que los sistemas solares térmicos llevan aparejada una factura de mantenimiento. Muchos sistemas ST tienen una bomba eléctrica que mueve un fluido portador del calor. Es recomendable, a partir de cierta potencia, vigilar que todo funcione perfectamente, sobre todo antes y después del verano dado que la intensidad de calor puede forzar al equipo a liberar pequeñas cantidades de líquido que habrá que reponer. El control del nivel es sencillo, pero no viene mal la inspección del instalador una vez al año.
  • Es falso que los sistemas solares no son rentables. En muchos casos son tan rentables que son la única solución posible. Bombear agua de un pozo en una zona aislada es inviable sin un sistema de alimentación autónomo. Llevar electricidad o combustible a ciertos lugares es, a veces, más costoso que vivir desenchufado de la red. Llevar un cable a la caseta del jardín para poner una bombilla puede ser muchísimo más caro y engorroso que poner una luz solar.
    Climatizar una piscina con el sol cuesta una fracción diminuta comparado con hacerlo con otros combustibles y calentar agua en un termo eléctrico puede salir gratis gran parte del año con un sistema solar térmico. Los sistemas FV  y ST son eficientes y generalmente muy simples. Se estima que la inversión FV se recupera de media a los quince años para una vida útil de treinta años. Un sistema solar térmico doméstico es rentable mucho antes dependiendo del sistema. Si no interviene una bomba eléctrica el retorno comienza de media en cinco años. Los retornos dependen del clima y el equipo. Las energías renovables son una buena forma de ahorrar.

energia fotovoltaica.jpg

  •  Es verdad que el rendimiento de los sistemas solares decae con el tiempo. Un sistema FV o ST sufre un desgaste por efecto del clima y el uso. se estima que la producción energética de las placas cae sobre un 1% por año, acusándose más la caída al final de su vida útil. Otros componentes del sistema tienen también desgastes más cortos. Los componentes como controladores de carga, baterías o inversores FV suelen durar entre diez y veinte años dependiendo de los modelos, de la instalación de tu propio sistema de energía solar y del uso que se les dé. Lo mismo sucede en la ST con las bombas, manómetros y otros componentes.
  • Es falso que en un sistema solar podemos consumir energía a placer. Uno de los mantras de la energía solar es “el enemigo de un sistema solar es el consumo”. Si queremos que un sistema solar sea rentable debemos adecuar sus proporciones a un consumo racional. Podremos disponer perfectamente de agua caliente y electricidad la mayor parte del año sin energía de apoyo (eólica o generador), siempre que el sistema esté bien dimensionado a un consumo concreto.
    Si diseñamos un sistema para dar energía a diez puntos de luz y cinco electrodomésticos no podremos disponer de consumos extraordinarios salvo en días puntuales. Lo mismo para el ACS. Hay que ceñirse al consumo calculado o aportar energía extra. Generalmente, es rentable disponer de una fuente de energía auxiliar para cuando el sistema carezca de sol suficiente. Se suele instalar cada vez más un sistema eólico de apoyo, ya que con mal tiempo tiende a rendir más y durante más horas.


    panel_solar_tejado.jpg
  • Es verdad que se puede calentar la casa en invierno con energía solar.
    Los sistemas de tubos de vacío son ideales para calentar. Da igual la temperatura exterior mientras exista luz solar. Están muy extendidos en estaciones de esquí y zonas de alta montaña, ya que prescindir de ellos como equipo de generación de calor dispara exponencialmente la factura de combustibles. Además, al no depender de ningún suministro, proporciona calor en circunstancias de aislamiento. En muchos países europeos la generación de calor con sistemas solares térmicos, ya sean principales o de apoyo, está muy extendida. 

La generación de energía a través de sistemas solares no es nueva. En países con tasas de insolación muy inferiores a las nuestras son de uso común. Nos falta atrevernos a comprobar sus virtudes y su rentabilidad. Son sistemas fiables y modernos, con innumerables configuraciones para cada necesidad. La energía solar es buena para la sociedad y para el planeta.


Si tienes alguna duda, puedes dejar tu comentario en este post o abrir un nuevo hilo de conversación en el Foro de la Comunidad.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?