Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo cuidar una higuera?
22-06-2016 09:13

Cómo cuidar una higuera es una tarea relativamente sencilla con este tipo de árbol. La higuera, Fucus carica, es un árbol de secano de la familia de las moráceas. Crece de manera espontánea y soporta climas extremos: veranos  muy calurosos e inviernos fríos.

La higuera tiene un aspecto parecido al de un arbusto, alcanzando alturas de hasta 5 metros. Sus hojas son grandes y rasposas y están provistas de nervios muy pronunciados.

Sus flores, todas femeninas, son prácticamente invisibles, ya que se esconden dentro de una pequeña vaina verde, que en el futuro será el fruto, siendo su reproducción asexual, sin polinización. El resultado son sus frutos, los higos y las brevas

higos-higuera-jardin.jpg

¿Cómo cuidar una higuera?

1. El suelo: Es un factor importante para lograr una plantación con éxito, ya que los resultados dependerán de las características del suelo. La higuera es un árbol muy resistente y poco exigente en cuanto al terreno. Por eso puede desarrollarse en suelos pedregosos como en suelos permeables y con un buen drenaje.

Con los fertilizantes adecuados, podemos mejorar la calidad de la planta y del fruto. Evita que la humedad del suelo sea excesiva.

2. El clima: Es un árbol de climas cálidos, aunque también sobrevive a bajas temperaturas, pero prefiere inviernos suaves y veranos cálidos.

Si las temperaturas son demasiado elevadas, la caída del fruto puede ser prematura o quedar rezagada su floración y no fructificar. Si, por el contrario, sufre mucha humedad y lluvias continuas, sus frutos serán de poca calidad e incluso las raíces del árbol pueden llegar a pudrirse, llegando a morir.

higos-brevas-higuera.jpg

3. La plantación: Los métodos de plantación son culturales, tradicionales:

  • A través de injertos. Cualquier rama puede enraizar y se puede plantar directamente para cultivar.
  • Esquejes procedentes de viveros. Debe ser material sano, con raíz desnuda y garantizando el arraigo.

Para lograr una plantación exitosa, es necesario:

  • Prepara el terreno: Ventila y drena el suelo.
  • Materia orgánica: Aplica estiércol antes de la plantación, mejorando la textura y composición del terreno.
  • Época para la plantación. Si usamos injertos sin tratar, debe realizarse en enero. Si optamos por esquejes de viveros, puedes realizarla a principios de primavera.
  • Poda de formación. Es la primera poda de la planta, la que da forma al árbol. Se realiza en otoño, en el periodo de inactividad de la planta. De esta primera poda, saldrán las ramas principales.

brote-higuera-campo.jpg

4. Cuidados de la higuera: Los cuidados del árbol a lo largo del año, se realizan de manera superficial:

  • Cuidados de otoño. Se prepara la tierra para la llegada de las lluvias en invierno.
  • Cuidados de primavera. Se añade abono mineral.
  • Cuidados de verano. Evita el desarrollo de las malas hierbas.

5. Riego: Se considera a la higuera un árbol de secano, por lo que tiene pocas exigencias de riego. A pesar de esta peculiaridad, el riego es un elemento de gran importancia, ya que aumenta los valores de la productividad, por este motivo, no debe descuidarse:

  • Abril-mayo. Riego para preparar el árbol para el verano.
  • Verano. En esta época se riega para favorecer la maduración de la cosecha y fortalecer la madera.

El riego suele hacerse mediante sistema de riego por goteo o microaspersores si dispones de una gran terreno de plantación.

higos-rama-higuera.jpg

6. Abono: Las higueras no suelen abonarse directamente. Se benefician de los fertilizantes de plantas cercanas, pero necesita, sin embargo, de unos nutrientes básicos: macroelementos y oligoelementos.

7. La poda: Se realizan varios tipos de poda en la higuera:

  • Poda de formación. Su objetivo es dar forma al árbol.
  • Poda de fructificación. Se realiza en diciembre-enero para eliminar ramas secas.
  • Poda de Rivers. Se pinzan las yemas de las ramas para activar el crecimiento y maduración del fruto.
  • Poda de rejuvenecimiento. Es efectiva para el rebrote de la higuera. Se suele realizar en árboles viejos o enfermos para regenerarlos.
  • Poda de Argentevil. Su objetivo es aumentar la maduración de las brevas.
  • Poda de desyemado. Se eliminan las yemas terminales para engordar los frutos.

frutos-higuera-higos-brevas.jpg

Si te ha resultado interesante este post, comenta con nosotros tus dudas, en nuestro Foro de Jardineria.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?