Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo cuidar y cultivar alcachofa?
29-09-2016 09:22

La alcachofa, Cynara scolymus, es una planta herbácea perteneciente a la familia de las Asteaceae y su cultivo se viene dando desde la antigüedad en el Norte de África y Sur de Europa, de donde es originaria. Cuidar y cultivar alcachofa se ha convertido en la base de los cultivos actuales, debido a la gran cantidad de variedades locales. Por ello, te explicamos cómo cuidar y cultivar alcachofa.

alcachofa.jpg

¿De qué partes está compuesta la planta de la alcachofa?

A continuación te mostramos las partes que componen la planta de la alcachofa:

  • Raíz. La raíz de la alcachofa es muy vigorosa y potente, por lo que le permite adaptarse a casi todo tipo de suelos. Además, en ella la planta acumula sus reservas alimenticias.
  • Hojas. Las hojas de la alcachofa son largas, grandes y con el envés de tacto algodonoso.
  • Flores. Las flores son muy gruesas y están cubiertas por escamas carnosas que son comestibles.
  • Fruto. El fruto de la alcachofa es oblongo y gris y es la semilla de la planta, la cual necesita varios años para su madurez germinativa.

alcachofa 2.jpg

¿Cómo cuidar y cultivar alcachofa?

A continuación, te enseñamos a cómo cuidar y cultivar alcachofa.

1. Cultívala en climas no excesivamente fríos. El clima es muy importante en el cultivo de alcachofa, ya que esta es una hortaliza de invierno aunque debe encontrarse siempre libre de heladas. Su floración la induce el frío aunque debe evitarse estar expuesta a temperaturas inferiores a -3ºC, ya que hay serio riesgo de perder la cosecha. También debemos evitar los climas secos y cálidos porque provocan la aceleración del desarrollo de las hojas de la planta y, en general, perjudican el cultivo haciendo que su fruto se vuelva amargo.

2. Plántala en un suelo fértil y profundo. Como la alcachofa tiene un sistema radicular muy fuerte y resistente, puedes cultivarla casi en cualquier tipo de terreno, aunque es preferible plantarla en suelos profundos, fértiles y con un buen drenaje. Debes mantener el terreno llano, liso y libre de malas hierbas para prevenir plagas y enfermedades.

3. No la apliques demasiado abono. Las alcachofas necesitan poco fertilizante en comparación con el resto de cultivos hortícolas. Elige un abono y fertilizante que aplicar en el momento de la plantación y en la maduración del fruto. También puedes echar mano de la fertirrigación al abonar a través del riego.

4. Riégala constantemente. Durante el periodo de crecimiento de la planta, esta necesita de riego constante para proporcionarle la necesaria humedad para conseguir el arraigado. Durante la maduración del fruto y la madurez de la planta, el riego debe ser continuo. Existen varios tipos de riego, pero sin duda instalar riego por goteo es una opción acertada.

alcachofa huerto.jpg

5. Garantiza la permeabilidad al cultivarla.

  • Preparación del terreno. El terreno para el cultivo de alcachofa debe realizarse de forma perfecta comenzando por realizar labores profundas para garantizar la permeabilidad y la aireación del suelo.
  • Siembra. El cultivo de alcachofas se realiza mediante la siembra de semillas, pudiendo realizarse la plantación con las semillas directamente en el suelo definitivo o hacerlo en semilleros para luego realizar el trasplante. Cada dos centímetros debes dejar tres semillas con espacios de 75 cm en línea. Procura que la temperatura del suelo no se eleve, ya que la germinación no se producirá adecuadamente.

6. Realiza las labores necesarias de cultivo. El cultivo de alcachofa necesita de una serie de labores especialmente adaptadas a esta planta:

  • Reposición de marras. Esta labor se realiza en el segundo riego a la planta y con ella eliminas las plantas que no han arraigado bien después del primer riego de plantación.
  • Podas. Una vez realizada la primera recolección, hay que realizar una poda severa para favorecer el desarrollo de los hijuelos de la alcachofa, ya que serán ellos los que den la producción del año siguiente.
  • Escarda química. Elige un insecticida para realizar esta labor, ya que de esta manera lucharás contra las malas hierbas.

alcachofa fruto.jpg

Si te ha gustado este tema, puedes dejar tus comentarios en este post. Si te has quedado con alguna duda, podemos resolvértela en nuestro Foro de Jardinería si abres un hilo de conversación. Si te animas, puedes subir tus ideas y proyectos personales a nuestra sección de Proyectos.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?