Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo cuidar y cultivar alfalfa?
29-11-2016 09:35

La alfalfa, Medicago sativa, es una planta perenne que pertenece a la familia de las papilionáceas. Es muy demandada debido a sus propiedades medicinales y a su alto contenido en vitaminas y minerales. La alfalfa es originaria de Asia y fueron los persas los que la introdujeron en Grecia e Italia, expandiéndose en poco tiempo, al resto de Europa. A continuación, te mostramos cómo cuidar y cultivar alfalfa.

alfafa 1.jpg

¿Qué partes componen la planta de la alfalfa?

  • Raíz. La raíz de la alfalfa es robusta y está muy desarrollada. De la corona emergen los brotes, que son los que dan forma al tallo.
  • Tallos. Los tallos de la alfalfa son delgados y muy erectos, ya que deben soportar el peso de las hojas y las flores, ya que éstas son bastantes consistentes.
  • Hojas. Las hojas son lisas pero de bordes dentados.
  • Flores. Las flores de la alfalfa son de color azulado o púrpura y salen en racimos de las axilas de las hojas.
  • Fruto. Es una especie de legumbre con hasta 6 semillas de color amarillo.

¿Cómo cuidar y cultivar alfalfa?

1. La alfalfa es poco exigente con el clima. Esta planta se adapta casi a cualquier tipo de clima, aunque su cultivo se da mejor en regiones donde la radiación solar es más asidua, ya que favorece el secado de la planta. Es importante tener en cuenta la temperatura para la germinación de la alfalfa, que está entre los 2 y 3ºC. Es importante que la temperatura vaya subiendo a medida que la planta se desarrolla, siendo lo máximo que tolera los 30ºC. Si su cultivo coincide con el invierno, esta planta detiene su desarrollo para volver a continuarlo con la llegada de la primavera.

alfalfa 2.jpg

2. Los suelos profundos son los adecuados para cultivar alfalfa. Esta planta necesita de suelos profundos y bien drenados para su cultivo, aunque se desarrolla bien en casi cualquier tipo de suelos. Un factor importante a tener en cuenta con el suelo, es el pH del mismo, que en el caso de la alfalfa, debe ser de 4 durante la germinación y de 7 durante su desarrollo para que su cultivo sea el óptimo.

3. La alfalfa necesita de poco abonado. Al igual que sucede con el clima, la alfalfa tampoco es muy exigente con el abonado, aunque debes tener en cuenta la importancia del calcio para el crecimiento de la planta, en concreto de su raíz. A continuación,  elige el abono más importante. Son cuatro:

  • Abono rico en nitrógeno. Las plántulas necesitan de este tipo de abono en el suelo para evitar que se inhiba su crecimiento.
  • Abono rico en fósforo. Este tipo de abono es muy importante para asegurar el desarrollo de las raíces de la alfalfa. Debes aplicarlo en profundidad en el momento de la siembra.
  • Abono rico en potasio. La resistencia al frío y a la sequía de la alfalfa ,depende de este tipo de abonado. Aplícalo junto con el fósforo en el momento de la siembra.
  • Abono orgánico. La finalidad del abonado orgánico en la alfalfa es la mejora de las condiciones físicas del suelo.

alfalfa 3.jpg

Si te has quedado con dudas acerca de este post, podemos ayudarte a resolverlas en nuestro Foro de Jardinería y si te animas, comparte tus proyectos e ideas en nuestra sección de Proyectos de la Comunidad.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?