Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo cuidar y cultivar gerbera?
02-01-2017 12:32

La gerbera, o Margarita africana, es una planta originaria de África del Sur. Su nombre proviene de un coleccionista y naturalista alemán llamado Trangott Gerber. La gerbera pertenece a la familia de las Asteraceae, cuyo cultivo se caracteriza porque puede durar años, aunque en la actualidad, y debido a su valor comercial, se ha reducido a dos o tres años. A continuación te contamos cómo cuidar y cultivar gerbera.

margarita africana.jpg

Partes que componen la planta de la gerbera

  • Raíces. Las raíces de la gerbera son pivotantes en su etapa más temprana y terminan por convertirse en fasciculadas. Son gruesas y de ellas brotan pequeñas raicillas.
  • Hojas. Las hojas de la gerbera tienen forma de roseta. Tienen los bordes hendidos y son alargadas llegando a alcanzar hasta los 40 cm.
  • Flores. Las flores de la gerbera tienen forma y espesor variable y brotan en una amplia gama de colores.
  • Frutos. El fruto de la gerbera es amarronado y contiene una única semilla.

¿Cómo cuidar y cultivar gerbera?

1. La gerbera crece en climas templados. La temperatura que necesita esta planta en el ambiente influye en su floración y en su tamaño. Las altas temperaturas producen desequilibrio en las hojas y las raíces, llevando a la muerte a la planta. Las bajas temperaturas, por otro lado, provocan malformaciones en la planta, ya que no puede realizar correctamente la fotosíntesis. Es por ello, que el clima ideal para el cultivo de la gerbera es el clima templado.

margarita africana en maceta.jpg

2. El suelo profundo y ligero es el más adecuado para cultivar gerbera. El suelo aireado, ligero y profundo beneficia el desarrollo de las raíces de esta planta. El suelo debe estar provisto de un buen drenaje para evitar que las raíces se ahoguen y queden expuestas a infecciones.

3. El abono nitrogenado equilibrado es fundamental en el desarrollo de la gerbera. En la fase del crecimiento, el nitrógeno favorece el desarrollo de las raíces de la planta además de aumentar la duración de las flores. Evita sin embargo, el exceso de abonado rico en sales, eligiendo el mejor abono para tus plantas.

4. La gerbera plantada directamente se debe regar con agua de buena calidad. El riego es una parte muy importante en el cultivo de gerbera. Es muy importante que el agua sea de muy buena calidad, pero debe ser al mismo tiempo pobre en calcio y sales. El riego debe ser aéreo o localizado y frecuente antes de enraizarse la planta, pero una vez que se haya arraigado, debe ser menos intenso. Este además, es el mejor sistema de riego para ahorrar en agua.

gerbera campo.jpg

Si te has quedado con alguna duda acerca de este post, podemos ayudarte en nuestro Foro de Jardinería. Además, si te animas, podrás compartir en la sección de Proyectos tus ideas.

 

 

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?