Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo cuidar y cultivar sandías?
08-08-2016 09:58

La sandía, Citrullus lanatus, o melón de agua, es una planta que pertenece a la familia Cucurbitaceae y su origen se establece en África. En la actualidad, es una fruta muy popular y se cultiva casi en cualquier parte del mundo, sobre todo en Asia, que es la gran productora mundial. Es una planta rastrera o trepadora que florece en los meses de verano. El cuidado y cultivo de la sandía es muy apreciado en todas partes porque es un fruto que contiene un alto porcentaje de agua 90% y un bajo porcentaje de azúcar, 5%.

Las partes que componen la planta de la sandía son:

  • Raíz. La raíz es muy ramificada y profunda y tiene también pequeñas raíces superficiales que se distribuyen sobre el suelo.
  • Tallo. Sus tallos tienden a ser rastreros y de ellos salen las ramas o tallos secundarios de los cuales salen las hojas. De las ramificaciones de cada tallo se va extendiendo la planta hasta llegar a alcanzar algunas variedades hasta 5 metros cuadrados.
  • Hoja. Las hojas de la sandía son suaves en la parte superior, pero muy ásperas en el envés y con nervios muy pronunciados. 
  • Flores. Las flores de la sandía son de un llamativo color amarillo, llenas de aroma y néctar. Está formada por 5 pétalos y puede tener flores masculinas y femeninas.
  • Fruto. El fruto de esta planta es una especie de baya gigante con forma oblonga que va desde los 2 Kg de peso hasta los 20 Kg. Su corteza puede tener diferentes texturas y colores al igual que su pulpa, todo ello dependiendo de la variedad elegida.

planta de sandia en un huerto.jpg

¿Cómo cuidar y cultivar sandía?

1. Clima: La sandía es muy poco exigente el clima, aunque presenta problemas con su germinación y desarrollo si durante su crecimiento se producen contrastes de temperatura muy bruscos y pronunciados, provocando estos desajustes que los tallos se debiliten y que el polen quede inservible. Otro factor importante derivado del clima es la humedad, ya que esta es determinante en la floración de la planta.

2. Suelo: Mantener el suelo en óptimas condiciones para garantizar el crecimiento de la sandía se realiza mediante una técnica conocida como "acolchado". El acolchado consiste en cubrir el suelo donde crece la sandía con polietileno negro, plástico, para lograr aumentar la temperatura del sustrato, reducir la evaporación del agua de riego y evitar que se reproduzcan las malas hierbas. De esta manera mejoras la calidad de la planta y garantizas una buena producción.

sandia acolchado.jpg

3. Riego: El riego por goteo es el sistema más extendido y usado en el cultivo de la sandía, ya que aporta nutrientes y agua dependiendo del tipo de suelo, del clima y de la calidad del agua. Elegir un buen sistema de riego garantizará la eficacia del mismo y logrará llevar a término la producción de la sandía.

4. Poda: La principal función de la poda en la sandía es la de dar forma al desarrollo de la planta, poda de formación, eliminando los brotes más antiguos y desarrollados para permitir la germinación de los brotes nuevos. Elige unas adecuadas herramientas de poda para mantener la planta sana y en perfectas condiciones.

5. Abono: Elige un fertilizante para el abonado de la sandía, optando por fertilizantes básicos o fertilizantes líquidos, dependiendo de la fase de desarrollo de la planta.

sandia planta fruto.jpg

6. Cultivo: El mejor momento para la plantación de la sandía es justo después del inverno, así se desarrollará mejor en los meses de más calor. Puedes cultivar sandía de dos formas:

  1. Plantación en semillero. Haz 3 o 4 agujeros y coloca en cada uno una semilla, siempre dejando unos centímetros de distancia entre cada una para que se puedan desarrollar mejor sus raíces. Asegúrate de que la tierra esté en óptimas condiciones de abono, desinfectada y limpia de malas hierbas.
  2. Plantación directa sobre el terreno de cultivo. Esta técnica precisa de mucha habilidad, ya que la planta se encuentra en un momento delicado del desarrollo. Puedes comprar o cultivar los esquejes tú mismo en un semillero. A continuación, debes dejar el esqueje sobre el sustrato para evitar que eche raíces y se encharquen con el agua de riego y se pudran.

sandia madura.jpg

 ¿Te ha parecido interesante este post? ¿Quieres compartir tu opinión o tus dudas con nosotros? Deja tus comentarios aquí mismo o abre un nuevo hilo de conversación en nuestro Foro de Jardinería. ¡Te esperamos!

 

 

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?