Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo cuidar y cultivar una parra o vid?
14-06-2016 11:02

La vid es una planta con flores, angioesperma, de la clase de las dicotiledóneas, perteneciente a la familia de las Vitaceae. Pertenece al orden de las plantas leñosas, por lo que puede llegar a ser muy longeva. Si te gusta esta planta, a continuación te enseñamos cómo cuidar y cultivar una parra o vid.  

vid.jpg

 ¿Qué partes componen la parra o vid? 

  • Raíces: a través de ellas, la planta busca el alimento.
  • Tronco y sarmientos: a través de ellos circula el agua con los minerales.
  • Hojas: es la parte más importante de la vid. Ejecutan todas las funciones vitales de la planta ( transpiración, respiración y fotosíntesis) y condicionan el buen sabor del fruto, la uva.
  • Flores: están formadas por una estructura llamada caliptra, en la que están los órganos reproductores.
  • Frutos: es una baya ovoide, conocida como uva. 

hojas-uva.jpg

 ¿Cómo cultivar y cuidar una parra o vid? 

Elige la variedad de uva que prefieras. Ten en cuenta que algunos tipos de uvas crecen mejor en determinadas zonas y climas. Existen tres grandes tipos de uvas: uva americana, que prefiere el clima soleado; uva europea, es común en Europa y algunas zonas del norte de EEUU; y la uva moscatel, propia del sur de EEUU. 

¿Cómo elegir el tipo de uva? 

  1. Dentro de estas clases de vid, existen varias especies de diferentes colores, sabores y tamaños. Apuesta por la que encaje mejor a tus necesidades climatológicas.
  2. Visita un vivero y elige plantas de vid de un año: son sanas y fuertes.
  3. La planta debe tener una buena raíz y cuyas cañas sean los más simétricas posible.

vivero-vid.jpg

 Paso a paso para cultivar una parra o vid 

  • Prepara los esquejes. Asegúrate que tengan tres yemas de largo. En la parte inferior del esqueje realiza un corte en ángulo de 45º a unos 2.5 centímetros de la primera yema. Cuantos más esquejes plantes, más posibilidades de éxito tendrás.
  • Elige la ubicación. Debes estar seguro de que sea el lugar definitivo, ya que la vid es una planta muy longeva, llegando a alcanzar los 100 años de edad. Intenta que crezca en una zona con pendiente, ya que el drenaje será mejor y recibirán más horas de luz al día. No las mezcles con otras plantas.

uvas.jpg

  • Prepara la tierra. La tierra debe ser ligeramente rocosa, con un buen drenaje para evitar que las raíces se encharquen de agua. No abuses del fertilizante y consulta con un experto que te asesore si añadir o quitar algún elemento para prepararla correctamente.
  • Soporte para el crecimiento. Compra o haz tú mismo una estructura para que la planta crezca enroscándose por ella. Debe ser un sistema de soporte muy resistente. Puedes optar por uno con techo para que, en el futuro, la vid lo cubra y cuelguen los racimos con el fruto.

vid-hojas.jpg

  • La época de plantación. El periodo de tiempo perfecto es desde finales de invierno a principios de la primavera. La fecha exacta que elijas será la misma cada año para realizar las labores de poda.
  • La plantación. El espacio que dejes entre planta y planta dependerá de la especie de uva que hayas elegido:
  1. Uva americana y europea. Deja 2 o 3 metros de separación entre cada planta.
  2. Uva moscatel. Necesita 5 metros de separación entre plantas.

Una vez plantado el esqueje, donde debe estar enterrado hasta la yema central, presiona la tierra alrededor para que quede bien arraigado. La profundidad a la que los entierres depende de la edad del esqueje. 

uva-morada.jpg

  • La poda. Sigue estas indicaciones:
  1. Primer año. La vid no debe dar frutos maduros. Corta toda la fruta y vides, dejando solo las más fuertes.
  2. Segundo y tercer año. La poda se realizará según las prácticas habituales de cada región o zona (consulta con un experto del lugar), asegurándote que de las plantas más antiguas debes cortar el 90% de la madera.

La poda debe realizarse a finales del invierno, pero sin demasiado frío. Además, es cuando la vid está inactiva y no perderá savia. 

vid-uva.jpg

 Protección de la vid. Aplica algún pesticida, pero solo cuando sea estrictamente necesario. Esto es para mantener a raya las plagas y las enfermedades, a pesar de que las vides son muy resistentes. Ve eliminando las malas hierbas periódicamente y busca algún sistema para espantar a los pájaros, como por ejemplo una malla que cubra la planta o un espantapájaros casero.

  • Cosecha de las uvas. El fruto será apropiado para el consumo pasados unos 3 años desde su plantación. Pruébalos antes y comprueba su grado de dulzor. Si están dulces, estarán listos para la recolecta, asegurándote 100% de no realizarla prematuramente.

Si este post te ha resultado de interés, puedes dejar tus comentarios aquí mismo o compartir tus dudas en nuestro Foro de Jardinería. Si tienes tu propia vid en casa y le has aplicado alguno de estos tratamientos, sube tu proyecto a la sección de Proyectos y cuéntanos cómo lo has hecho.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?