Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo podar las plantas trepadoras?
11-01-2017 09:20

La poda es una de las tareas importantes que debes practicar en tu jardín o terraza para controlar y dirigir el desarrollo y mantenimiento de las plantas. A continuación repasaremos los puntos que debes tener en cuenta para saber cómo podar las plantas trepadoras.

tijera poda.jpg

¿Cómo podar las plantas trepadoras?

  • Poda en la época adecuada. En general, la época para podar es cuando las plantas están en período de reposo, de forma que la savia está más baja y pierden menos por las heridas de poda. En las regiones más cálidas se poda durante el invierno, pero en las zonas más frías, debes esperar hasta finales del invierno o principio de la primavera.
  • Utiliza herramientas bien afiladas y limpiasEs muy importante que las tijeras y podaderas estén bien afiladas, para que los cortes sean limpios y no astillen las ramas. Mantenlas limpias y desinfectadas, para no transmitir enfermedades de unos ejemplares a otros. Puedes aprender cómo cuidar las herramientas de jardín. Según el tipo de poda, debes elegir la herramienta más adecuada al trabajo que vas a realizar. Aprende además qué tipos de tijeras de poda hay.

¿Qué tipos de poda hay? 

1. Poda de formación . Se hace en plantas jóvenes para darles la forma que te interese. Puedes optar por darles forma de globo o esfera, cono, ovoide entre otras. Estas son algunas de las formas más comunes:

  • Abanico. Sobre un pie de menos de 50 cm, deja entre 3 y 7 brazos, apoyados contra una pared.
  • Cordón. Un sólo tronco vertical apoyado sobre una estructura, que puede ser una pérgola, columnas o arcos.
  • Espaldera. Deja un solo tronco vertical que irá apoyado a una pared o valla, del que salen algunos brazos horizontales.

2. Poda de mantenimiento. Se hace para conservar la forma que tenía la planta en un principio. Normalmente consiste en cortar unos centímetros de las ramas que han ido sobresaliendo, para recuperar la estética del ejemplar. Si por el contrario, va a ser una poda drástica, espera al invierno para que la savia esté baja con el frío y la planta sufra menos. Poda sólo las ramas secundarias, dejando una distancia y orientación adecuadas para que no se estorben entre sí y reciban suficiente luz. Un caso especial es la Glicinia, ya que necesita podas de mantenimiento cada 15 o 20 días en verano. Recorta los tallos largos y tiernos a un tercio de su tamaño, respetando los botones florales que surgen en la base.

tipos poda planta trepadora.jpg

3. Poda de limpieza. Debes hacerla todos los años y a todas las especies. Esta poda es importante hacerla, tanto por estética como por salud de la planta. Debes hacerla en invierno, aprovechando el periodo de reposo. Elimina ramas muertas, secas o enfermas, tocones secos, es decir los trozos de ramas muertos que no tienen brotes, los brotes nacidos al pie del arbusto que sean débiles o no que no interesan que prosperen, también las ramas que sobresalen mucho, las cruzadas o mal orientadas. Además flores y frutos marchitos, ya que dan mal aspecto a la planta y consumen energías. Especies como la pasionaria o pasiflora y muchos tipos de jazmines, necesitan una poda extra de aclarado cada 3 o 4 años para despejar zonas muy densas, asegurando así una mejor circulación del aire y que les dé mejor el sol.

4. Poda de rejuvenecimiento. Se hace en ejemplares agotados o envejecidos que han estado descuidados. Habrán crecido sin control y formarán una masa grande y enmarañada.

  • Esta poda puede servir para evitar una lignificación excesiva, es decir, que la planta se haga demasiado leñosa y sin follaje en la parte baja. Es el caso de las aromáticas, la madreselva y las lantanas.
  • Según la especie, puede necesitar una poda anual o cada 4 o 5 años.
  • Debes eliminar toda la copa, dejando el esqueleto limpio y pelado. De ese esqueleto surgirán los brotes nuevos.
  • Si la planta está muy vieja o enferma por plagas, debes cortar desde muy abajo, casi desde el suelo y así empezar desde cero.

poda maquina.jpg

5. Poda de arbustos y trepadoras de florEs imprescindible en las especies que florecen en verano y otoño, y opcional en las variedades que lo hacen en primavera. Es importante respetar los ciclos de la planta, para evitar quedarte sin flores la temporada siguiente, si no haces la poda en la época adecuada.

  • Las leñosas que florecen en primavera no necesitan poda para que den flores la temporada siguiente. Pero si necesitas darles forma. Poda ligeramente después de la floración, que será entre abril y junio, eliminando las ramitas muertas, débiles o mal formadas. Estas especies generan durante el verano los botones florales que se abren durante la siguiente primavera, por lo que si haces una poda drástica eliminarás las flores futuras. Es el caso de lilos, camelias, mimosas o magnolias.
  • Las leñosas que florecen en verano y otoño se podan a finales de invierno o comienzos de primavera en las zonas de climas más fríos. En especies como los rosales de pie y las hortensias, es una poda imprescindible para asegurarnos una buena floración. En las bignonias es fundamental para controlar su crecimiento. En el plumbago o el árbol de Júpiter, Lagerstroemia indica, la poda debe ser moderada.
  • Las que tienen floraciones largas, desde primavera hasta otoño, necesitan podas en momentos precisos. Las adelfas se podan después de la floración de verano. El Hibisco debe podarse a comienzos del invierno, para conseguir flores más grandes y abundantes.

poda4.jpg

¿Cómo podar correctamente?

Sigue algunas normas básicas para asegurarte de que la poda no perjudique a la planta.

  • Haz cortes limpios y de una sola vez. Es decir, sin girar las tijeras ni aplastar o desgarrar la rama, ya que la herida no cicatrizará bien y puede ser la puerta de entrada de hongos, virus o bacterias.
  • El corte debe ser oblicuo. Con inclinación suficiente para que la savia gotee y resbale el agua de lluvia, ya que si se acumula la humedad los hongos y las bacterias proliferan con facilidad.
  • Haz el corte recto. Hazlo solo cuando haya yemas paralelas, a cada lado de la rama.
  • Sella los cortes. Para ello aplica pasta cicatrizante en los cortes. Actúa como un sellador que acelera la cicatrización y evita la entrada de infecciones. Puedes aplicarla en cualquier época del año.

Si al leer este post te ha quedado alguna duda, puedes dejar tu consulta en el Foro de Jardinería para que podamos ayudarte. Además puedes subir tus trabajos a la sección de Proyectos.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?