Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo alicatar una cocina?
05-02-2015 10:39

 

¿Quieres alicatar tu cocina?

 

1. Comenzamos por la parte más creativa y divertida: elijamos los azulejos y el revestimiento de pared, conforme al tipo de mueble de cocina que hayamos escogido y a su estilo. Las opciones, son infinitas: Desde lo más clásico a lo más extravagante y atrevido, pasando por infinidad de colores, dibujos y texturas. Un mundo entero de sensaciones.

 

2. Seguimos con la parte más técnica, escogiendo el adhesivo apropiado dependiendo de la pared que vamos a alicatar y del tipo de revestimiento que hayamos elegido, teniendo en cuenta que la base sobre la que vamos a trabajar tiene que estar plana, seca y sana (sin humedades). Nos puede hacer falta mortero para nivelar la pared o bien, imprimaciones tapaporos o de adherencia (dependiendo de la superficie sobre la que vamos a alicatar).

 

3. Una vez preparada la base, trazaremos una línea horizontal sobre una regla de madera, dejando el espacio de una baldosa y una junta, y  una vertical con ayuda de cuerda y nivel de burbuja (o solamente nivel láser) para que nos sirvan  de arranque. Hemos de tener en cuenta:

  • No hacer cortes en la última fila horizontal que irá pegada al techo.
  • El ancho de las juntas entre baldosas.
  • Si el suelo está en pendiente.

4. Extendemos la pasta adhesiva con una llana dentada sobre la pared cubriendo una superficie de unos dos metros cuadrados cada vez. Colocaremos la primera fila de azulejos, por encima de la regla de madera, presionando firmemente contra la pared, aplastando los surcos de adhesivo que hemos hecho con la llana. Seguimos colocando filas hasta alicatar toda la superficie que hemos preparado.

 

¡No olvides ir colocando las crucetas a medida que vamos pegando las baldosas para conseguir que las juntas sean regulares!

 

5. Con el nivel o aplanador, colocado sobre varias baldosas al mismo tiempo, comprobaremos si la pared queda plana. Si no fuese así, golpeamos las baldosas que sobresalgan con una maza, suavemente.

 

Ya sabemos alicatar. Así que, ahora seguimos pegando azulejos, comprobando que quedan horizontal y verticalmente correctamente colocados.

 

6. Cuando tengamos la pared alicatada, retiramos la regla de madera y pegamos la fila que nos falta a ras de suelo y retiramos las crucetas antes de que la base adhesiva se seque.

 

7. Solo nos queda el rejuntado. Dejamos pasar 24 horas para poder aplicar el mortero que cubra las juntas y, recomendamos seguir trabajando  zonas de dos metros cuadrados cada vez. Utilizaremos una llana de goma, rellenando las juntas  en diagonal y presionando para que las juntas queden bien llenas y cubiertas.

 

8. En cuanto veamos que la pasta se endurece, ya podemos perfilar las juntas con una esponja húmeda.

 

9. 24 horas después, limpiamos frotando con un trapo seco y, ya tendremos nuestras paredes alicatadas y listas para disfrutar viendo nuestro trabajo finalizado!

 

¡Ánimo con ello y no olvides subir el resultado a la Galería de Proyectos!

 

Información de interés:

- Cómo alicatar un baño

- Cómo limpiar los muebles de cocina lacados

- Cocinas modernas: los 5 diseños más inspiradores

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?