Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo limpiar y mantener los suelos vinílicos?
09-09-2016 09:38

Uno de los revestimientos más populares en los hogares son los suelos vinílicos, entre otras cosas por su facilidad a la hora de instalarlos. Para que te duren el máximo tiempo posible, hay que tener en cuenta ciertos aspectos para que mantengan las propiedades como el primer día. Por ello, en este post te enseñamos cómo limpiar y mantener los suelos vinílicos.

suelo-vinilico.jpg

¿Qué son los suelos vinílicos?

Si no sabes qué es el suelo vinílico, debes saber que son lamas o losetas vinílicas de aspecto moderno que puedes encontrar en múltiples acabados, muy resistentes y duraderas, lo que constituye un revestimiento ideal para cualquier habitación de tu casa que quieras renovar. Pero, ¿qué mantenimiento y limpieza implican? Si no lo sabes, no te preocupes, ya que te lo detallamos a continuación.

¿Qué precauciones hay que tener en cuenta con los suelos vinílicos?

Estas son algunas de las precauciones que tienes que tener en cuenta

  • Identifica la calidad. En todos los paquetes de suelo vinílico aparecen unas siglas que determinan la calificación. Hay que tener en cuenta a la hora de poner un suelo vinílico en casa el uso al que irá destinado, además de instalarlo cumpliendo con las especificaciones del fabricante.
  • Ten cuidado con el agua: Los suelos vinílicos vienen cada vez más con un tratamiento resistente al agua que los hace adecuados para cocinas y baños. Aunque son fregables, hay que tener cuidado y no inundarlos, pues puede haber piezas que no estén correctamente unidas y el agua se podría introducir entre las juntas ocasionando con el tiempo malos olores e incluso que se despegue el pavimento.
  • No apliques productos abrasivos. En la medida de lo posible, siempre intenta utilizar productos que no sean agresivos con nuestro suelo, es decir, será conveniente no utilizar disolventes, productos corrosivos o alcalinos, lejía, agua fuerte o acetonas, entre otros.

¿Cómo limpiar y mantener los suelos vinílicos?

Una vez instalado tu suelo de vinilo, esto es lo que tendrás que hacer para limpiarlo y mantenerlo correctamente:

1. Aleja la arena y suciedad. A la hora de caminar sobre los suelos vinílicos, todos los residuos que tengas en las suelas de tus zapatos son dañinos para él, como por ejemplo el polvo o la arena de la calle. Estos elementos rayan la superficie con el tiempo, ya que actúan como una lija que acabará desgastando el acabado y el brillo del suelo. Por este motivo, es importante que siempre tengas en la entrada de cualquier estancia con este tipo de suelos un felpudo o alfombrilla donde limpiar nuestro calzado. Barre tu suelo todos los días o, si lo deseas, pásale una mopa de microfibra o aspiradora para eliminar la suciedad y el polvo diario.

limpiar-suelo-vinilico.jpg

2. Controla los derrames. Derrames lo que derrames, retira de manera inmediata cualquier líquido que se te haya caído con el objetivo de evitar futuras decoloraciones en el pavimento. No dejes que se seque, pues sería peor. Ten precaución y limpia estos pequeños desastres de forma inmediata, así conseguirás mantener tus suelos como el primer día y te ahorrarás un gran trabajo a largo plazo.

3. Utiliza el limpiador apropiado. Ya existen productos de limpieza específicos para la limpieza de estas superficies que no contienen agentes agresivos, sino que se componen de un pH neutro que no dañará tus suelos. Normalmente se mezclan con agua tibia, humedeciendo un trapo con la fregona muy escurrida. Este tipo de limpiadores no dejarán marca alguna al secarse.

mantenimiento-suelo-vinilico.jpg

4. No enceres. Estos pavimentos ya tienen un recubrimiento que los hace, en su mayoría de modelos, brillar, por lo que no se recomienda una utilización de cera a posteriori, pues además de no adherirse correctamente al material, lo estropearán, lo que hará será dejar la suciedad pegada a lo largo del pavimento.

5. No te preocupes por las manchas irremediables. Si finalmente, pese al cuidado preventivo, ha caído alguna mancha, no pasa nada. No entres en pánico e intenta tratarla de la siguiente manera:

  • Manchas fuertes o densas. Diluye lejía, aguarrás, alcohol de quemar o zumo de limón en agua tibia.
  • Manchas persistentes. Por ejemplo, tinta, tomate, mostaza, sangre o remolacha. Para limpiarla, aplica lejía diluida durante varios minutos sin frotar. Enjuaga bien después
  • Grasa, bolígrafo y rotulador. Frota ligeramente con un trapo empapado en aguarrás y enjuaga bien al terminar.

Como ves, es realmente fácil mantener tu suelo vinílico, por lo que te animamos a que le des un cambio a los pavimentos de tu hogar y te decidas a instalarlos. Si tienes alguna duda, plantéanosla en Forosdonde estaremos encantados de responderte. No olvides compartir con nosotros el resultado de tu limpieza de suelos vinílicos subiendo tu trabajo a Proyectos.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?