Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo mantener limpias las paredes de la cocina?
18-03-2016 10:10

Las paredes de la cocina son, junto a las del baño, las que necesitan mayor mantenimiento para tenerlas correctamente limpias. La grasa y el polvo acumulado puede ser en ocasiones complicados de retirar, por eso es importante saber cómo mantener limpias las paredes de la cocina. Además de las paredes, limpiar los muebles de cocina y y la campana extractora es esencial. 

A continuación te damos cinco trucos para dejar las paredes de tu cocina perfectos, limpios y brillantes:

 

  1. Amoniaco y agua templada, mezcla en un balde una cucharada sopera de amoniaco por cada 100 cc (con unos 200-300 cc de agua tienes suficiente). Puedes ayudarte de un pulverizador para echarlo en los azulejos y retirar con una bayeta humedecida previamente. Es necesario que uses guantes, y que la estancia esté bien ventilada.
  2. Bicarbonato con agua, es uno de los trucos de siempre, sencillo y muy útil a la vez para la limpieza de los azulejos engrasados.
  3. Vinagre de manzana con agua. Mezcla mitad de vinagre con mitad de agua templada. Limpia con una bayeta humedecida, y para terminar repásalos con un paño seco para sacarles el máximo brillo.
  4. Agua con detergente líquido (lavavajillas). Mézclalos en un balde. Es recomendable usar agua templada, con un poco de detergente será suficiente. Puedes ayudarte de un pequeño cepillo de cerdas cortas y duras para limpiar los azulejos.
  5. Hervir agua en una olla junto con el zumo de varios limones (3-4 unidades). El vapor generado ayudará a desengrasar las paredes de la cocina. Es necesario cerrar la puerta mientras dure el proceso para aprovechar bien el vapor. Posteriormente ayúdate de una bayeta para ir retirando con agua el vapor resultante.

Recuerda que es necesario quitar el polvo de las paredes previamente para que el acabado sea perfecto. Puedes usar una escoba en la que coloques alrededor una toalla o trapo que ya no uses.

 

Como toque final, puedes repasar las juntas de los alicatados, con una mezcla de agua y lejía. Utiliza un cepillo pequeño para llegar a todos los rincones.

 

Si tienes alguna duda, puedes dejar tu comentario en este post o abrir un nuevo hilo de conversación en el Foro de Cocinas

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?