Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Qué averías de fontanería son comunes en el baño y cómo repararlas?
27-06-2016 10:51

Nuestro baño es el lugar de la casa en el que pasamos varias veces al día y en algunas ocasiones pasamos bastante tiempo. Es un lugar que requiere de algún mantenimiento puesto que hay muchas conexiones de agua al descubierto y se producen averías de fontanería muy comunes que hay que reparar. 

 

 

¿Qué averías de fontanería son comunes en el baño y cómo repararlas?

 

1. La cisterna no para. Aunque parezca que sólo nos pasa a nosotros, es una de las averías más comunes dentro de nuestro baño. El que la cisterna no pare de soltar agua puede ser debido principalmente a dos razones:

 

  • En primer lugar puede ser la boya de nuestra cisterna. La boya posee una goma que es la encargada de cortar el paso del agua cuando se llena la cisterna hasta un determinado nivel, pero puede pasar que la goma esté pasada y necesite ser reemplazada.También nos puede ocurrir que hemos cambiado recientemente el mecanismo de descarga de nuestra cisterna, pero la altura no es suficiente, por lo que al quedar la boya por encima de este mecanismo, el agua pasa por encima  y sale por el rebosadero de la cisterna. En este caso debemos sustituir el mecanismo de descarga por uno que tenga más altura. Además, si vivimos en un lugar con agua dura, se puede acumular cal alrededor de nuestra boya impidiendo su correcto funcionamiento y no cortando el paso del agua, por lo que deberemos desmontarla y limpiarla.
  • En segundo lugar, puede ser alguna de las gomas que lleva el mecanismo de descarga en la parte inferior del tanque de la cisterna. Habitualmente suele ser la goma que se encarga de dejar pasar el agua cuando accionamos el pulsador o tirador de nuestra cisterna. Con el uso y la dureza del agua, esta goma se va deformando y se crean unas fisuras que dejan pasar el agua. Algunos mecanismos se desmontan fácilmente, sin necesidad de desmontar todo el tanque de la cisterna, de manera que sólo reemplazamos la goma afectada, pero si nuestro mecanismo requiere de desmontar el tanque, deberemos cambiar las otras dos gomas que encontraremos al quitarlo puesto que al aflojarse se desformarán y no volverán a sellar bien. Te enseñamos cómo cambiar el mecanismo de la cisterna del inodoro.

 

  • Acumulación de cal en el cabezal de la ducha. El agua sale hacia todos lados menos hacia abajo, suele ser debido a la calcificación en el cabezal y los orificios de salida del agua. Podemos repararlo aplicando algún producto antical y frotándose bien. En algunos casos, la cal es tan fuerte que debemos liberar los orificios del cabezal con una aguja o similar para permitir de nuevo el paso del agua. Si no es posible repararla, deberemos sustituir la alcachofa por una nueva. Te enseñamos cómo instalar una alcachofa de ducha.
  • Grifo goteando. Otro de los quebraderos de cabeza son los grifos que no paran de gotear y es algo inevitable con el paso del tiempo, pero tienen solución. Habitualmente el fallo está en la junta en el interior del grifo. Para sustituirla, deberemos cortar el paso del agua, desmontar el grifo, localizar la junta a reemplazar y listo, volvemos a montar el grifo y le damos nuevamente paso al agua. Hay que prestar mucha atención a la hora de desenroscar los latiguillos si los vamos a quitar de la pared y revisar las juntas antes de volver a montarlos para evitar posibles fugas.

 

  • Tuberías atascadas. Estas averías son más delicadas. En el caso de tener obstruido el lavamanos, bidet, bañera o plato de ducha, lo primero será localizar el bote sifónico, que lo encontraremos debajo de una tapa redonda cromada. Quitaremos la tapa y la goma estanca que se encuentra debajo de ella para acceder al bote y así ver que está provocando el atasco. Si no disponemos de bote sifónico, tendremos que probar con algún desatascador químico o con alguna culebrilla, todo depende de la altura a la que se encuentre el atasco. En el caso de un inodoro, deberemos comprobar si el propio sifón del inodoro está obstruido, si no es así deberemos contactar con un profesional para que localice el atasco en la tubería general puesto que por el diámetro de la tubería, los desatascadores convencionales no suelen resultar muy efectivos. Te enseñamos cómo desatascar el sifón del baño.

Estas son las averías más comunes que nos podemos encontrar dentro de nuestro baño, pero como hemos visto, tienen solución.

 

Si tienes alguna duda sobre este tema, puedes dejar tu comentario en este artículo o abrir un nuevo hilo de conversación en el Foro de Baños

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?