Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Qué tres herramientas imprescindibles hay para reparar un grifo?
18-04-2016 11:54

Cuando surge la necesidad de reparar un grifo o cambiarlo, vienen a la mente varias herramientas que, sin ellas, la tarea resultaría más complicada de lo normal. Por ello, y si tienes que usar algún instrumento para arreglar un grifo, aquí te mostramos qué tres herramientas imprescindibles hay para reparar un grifo.

 


En esta Bricopedia te vamos a explicar las características e historia de tres de estas herramientas de grifería imprescindibles en tu casa.

 

¿Qué tres herramientas imprescindibles hay para reparar un grifo?

 

1. Llave inglesa. Fue patentada en el año 1892 por Johan Petter Johansson, un herrero de Enköping (Suecia), aunque se cree que el primero en desarrollarlas fue Edwin Beard Budding. Es una herramienta manual destinada a aflojar o apretar tuercas y tornillos de cabeza hexagonal.

 

Como característica principal tiene su boca móvil, ya que posee una mordaza compuesta por una parte fija y otra móvil comandada por un tornillo sinfín ubicado en la base de la boca. Esto le permite adaptarse a las distintas medidas de las tuercas y tornillos, a diferencia de las llaves, que son fijas. La parte interior de la boca es lisa, para evitar que se produzcan melladuras y deformaciones en las tuercas o cabezas de tornillos.

 

 

2. Llave grifa o llave Stillson. Fue patentada el 12 de octubre de 1869 por el maquinista estadounidense Daniel Chapman Stillson. Es una llave ajustable usada para apretar, aflojar o ajustar piezas tales como tornillos, tuercas, tubos o cañerías que la llave inglesa no sería capaz de hacer. Está compuesta básicamente de un cuerpo, un engranaje y un anillo. El anillo regula el diámetro para ajustar la llave al elemento que queremos apretar o aflojar.

 

Además, consta de unos muelles que aprietan la boca móvil de la llave. Por su parte, la forma de los dientes (tornillo de banco) permite una sujeción firme y fuerte incluso para cañerías lisas, tuercas y tornillos desgastados o rodados. Existen llaves de diferentes tamaños. Las más empleadas a nivel doméstico son las de 8, 10, 12 y 14 pulgadas. También encontramos incluso de 18, 24, 34, 36, 48 y 60 pulgadas para usos profesionales.

 

3. Llave de mordaza o pinzas de presión. Fue inventada por William Petersen en Nebraska en 1924, aunque Thomas Coughtrie no la desarrolló hasta 1955. Son unos alicates que pueden ser inmovilizados en una cierta posición para así torcer o arrancar diversos objetos o materiales. Su principal característica es que una patilla del mango está provista de un perno que sirve para fijar la separación entre sus mordazas.

 

En la otra patilla de la agarradera, se incluye una palanca para hacer presión sobre ambas empuñaduras y desenganchar los alicate. Se ajusta la boca a la pieza y se ejerce presión sobre las patas de la herramienta, quedando en la boca entallada lo que esta sujetando. Para soltar de la mordaza, se acciona una palanca que sobresale de la pata contraria a la que lleva la regulación de la boca.

 

Tenaza grip

 

Si tienes alguna duda deja un comentario o abre un hilo de conversación en el Foro de Bricolaje. Si has arreglado un grifo de tu casa con alguna de estas herramientas, sube tu proyecto y cuéntanos qué has hecho en la Galería de Proyectos.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?