Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo restaurar una bicicleta antigua?
22-07-2016 10:40

Pregunta

¿Cómo restaurar una bicicleta antigua?

Respuesta

Cada vez es más común restaurar cosas antiguas, ya bien sea por estética, nostalgia, apego que le tenemos a esos objetos de nuestros antepasados, por dar una segunda oportunidad a esos objetos muchas veces olvidados en trasteros y fondos de garajes,o bien por utilizar o disfrutar de algo que sin apenas esfuerzo y de manera fácil, podemos realizar nosotros mismos. A continuación, vamos a ver lo sencillo que resulta restaurar una bicicleta antigua.

restaurar bicicleta.jpg

Para restaurar una bicicleta antigua, tendrás que tener en cuenta los siguientes aspectos:

  • Verifica todos los componentes y elementos que, con el paso del tiempo o del poco uso, se han podido deteriorar, como son las ruedas, los frenos, los pedales, la cadena o el sillín.
  • Después tendrás que sustituir todo aquello que veas oportuno por su mal funcionamiento.
  • A continuación, desmonta todos estos elementos, para lo que tendrás que disponer de las herramientas necesarias para arreglar bicicletas. Así, dejarás el cuadro de la bicicleta lo más despejado posible para poder trabajar en la con mayor comodidad y sin tener que enmascarar muchas piezas para un posible posterior pintado.

bicicleta herramientas.jpg

Una vez tienes el cuadro listo, tendrás que decidir si mantienes la patina o pintura antigua o si le das un cambio de color y apariencia.

  • Si te decides por la primera opción, lo primero de todo será comprobar que no tienes rastros de óxido, muy dado en bicicletas antiguas. De ser así, procede a eliminarlo, bien lijando la superficie suavemente hasta que desaparezca, o con la ayuda de un desoxidante aplicándolo sobre la zona afectada con la ayuda de un pincel o esponja. Tras pasar el tiempo recomendado por el fabricante, aclara la zona con abundante agua.
  • Seguidamente, desengrasa y limpia a fondo el cuadro de la bicicleta y le aplícale un barniz para proteger la patina antigua y el metal del óxido.

Si te decides por cambiar de color y dar un mayor cambio a la bicicleta, los pasos que tendrás que seguir son los siguientes:

1. Elimina los restos de pintura vieja lijando aunque no veas muchos rastros en mal estado. Para ello, puedes usar tres tipos de lija: de grano grueso, medio, y fino. Ten en cuenta que, al eliminar tanto el resto de pinturas antiguas o en mal estado, como el óxido, favorecerá tanto al buen agarre de la imprimación como a un acabado mas fino tras el pintado.

2. Si compruebas que la pintura está fuertemente adherida, ayúdate de un taladro incorporando al mismo un cepillo con cerdas de acero. Esta herramienta te ayudará a eliminar todo resto de pintura y óxido, aunque también puedes realizar esta tarea con la ayuda de un decapante en gel aplicando el producto con un pincel por todo el cuadro dejándolo actuar al producto según indique el fabricante.

3. Retira los restos del producto. Es posible que esta operación requiera de una segunda aplicación, según las manos que le hayas dado o el tipo de pintura que hayas usado.

4. Una vez eliminada la pintura y el óxido, pasa una lija de grano fino y limpia el polvo o grasa que pueda haber en la superficie.

5. Posteriormente, ya podrás aplicar la imprimación. Para asegurarte un buen agarre de la pintura, y para un mejor acabado, te recomendamos que tanto la imprimación como la pintura la apliques con espray, pues facilitará el pintado y te asegurará un mejor acabado sin marcas de brocha. Aquí puedes ver como cómo pintar con espray.

bici pintando.jpg

6. Una vez pasado el tiempo indicado por el fabricante, ya solo te queda dar paso a tu inspiración, dejar volar la imaginación y decidirte por uno o varios colores para darle ese toque personal a tu bicicleta. Si deseas darle una mayor dureza y resistencia a la pintura, puedes acabarla con una mano de barniz para, así, protegerla un poco más de los golpes o arañazos.

7. Cuando ya esté seca la pintura, empieza a montar todos los componentes que previamente habías montado o sustituido.

8. En último lugar, solo te quedará a disfrutar de tu bicicleta restaurada por ti mismo.

Si finalmente te has dado este cambio a tu bicicleta, te animo a que lo compartas y subas tu proyecto a la sección de Proyectos. Si tienes alguna duda, puedes abrir un nuevo hilo de conversación en nuestro Foro de Restauración. Estaremos encantados de ayudarte.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?