Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Qué tipo de respirador necesito?
17-05-2016 12:51

A veces, la rutina y la cotidianidad hacen que no nos demos cuenta de muchos de los riesgos que corremos cada día en nuestros trabajos. Muchos se solucionan con el uso de guantes, gafas o calzado de seguridad. Pero uno de los riesgos que pueden dejar secuelas más graves, es la inhalación de diversos productos. De esta manera, te vamos a indicar qué tipo de respirador necesitas.

Nuestro sistema respiratorio cuenta con numerosas barreras de protección: pelos de las fosas nasales, cilios, membrana mucosa e, incluso, la tos. Pero no son suficientes si estamos en ambientes muy agresivos. Para mantener nuestra salud hemos de intentar respirar un aire lo más puro posible.

¿Qué tipos de contaminantes hay?

Lo primero que has de entender, para saber qué tipo de respirador necesitas, es saber a qué contaminante te enfrentas:

  • Polvos. Se causan debido a operaciones de lijado, trituración o molienda. Cuanto más fino es el polvo, más peligroso es. Cuanto más fino, más flota y mayor probabilidad tiene de introducirse en tu sistema respiratorio
  • Humos metálicos. Cuando se enfría rápidamente un metal se crean estas minúsculas partículas. Ocurre sobre todo en fundiciones, hornos altos y en labores de soldadura.
  • Neblinas. Son unas gotas muy pequeñas producidas por la pulverización, nebulización o rociado. Si trabajas pintando con pistola o pulverizando pesticidas, por ejemplo, hay que tener mucho cuidado con este tipo de contaminante.

  • Vapores. Muchos subproductos industriales se evaporan al calentarse. Le pasa a muchos productos de limpieza, derivados del petróleo y pinturas. A temperatura ambiente son líquidos pero al calentarse se evaporan pudiendo afectar a tus vías respiratorias.
  • Gases. Se crean en procesos químicos u operaciones a alta temperatura. Son gaseosos a temperatura ambiente, a diferencia de los vapores. Se expanden muy rápidamente.
  • Falta de oxígeno. En muchos lugares falta el oxígeno, ya sea porque se ha consumido (en un incendio) o porque lo ha desplazado otro gas. Ni que más decir tiene que necesitas el oxígeno para vivir y que habrás de protegerte convenientemente. Además de en incendios, si trabajas bajo el agua o en altitudes superiores a los 2000 m de altitud tenlo en cuenta, el ambiente en que trabajas no es rico en oxígeno y probablemente hayas de incorporar respiración asistida de forma artificial. 
  • Temperaturas extremas. Nuestro sistema respiratorio está creado para trabajar en un rango concreto de temperaturas. Si baja mucho, tus vías respiratorias se estrechan y se obstruye parcialmente el tránsito de aire. Algo análogo ocurre con temperaturas muy altas. Por eso, si trabajas en un congelador o en un horno, protégete adecuadamente.

¿Qué tipos de respiradores hay?

De una manera muy básica puedes diferenciar entre aquellos que purifican el aire y aquellos otros que lo suministran. Vamos a centrarnos sobre todo en los primeros, que son los más comunes. Según el número de usos, lo que llegue a cubrir el respirador y el tipo de contaminante del que proteja, encontrarás los siguientes tipos:

  • Respiradores de un cuarto de cara. Son más conocidos como mascarillas. Son una protección muy básica. De diversas formas, protegen contra cierto tipo de polvos, humos y neblinas. Los hay de usar y tirar y de varios usos. Hay que estar muy atentos a no sobrepasar el números de usos para los que está recomendado y a comprar uno que nos proteja para lo que queramos hacer. ya sean trabajos de soldadura o si vamos a estar en contacto con partículas, por ejemplo. También hay que ver si tienen o no válvula exhaladora. Su misión es la de facilitar la respiración y evitar el calentamiento dentro de la mascarilla.

original (9).jpg

 

  • Respiradores de media cara reutilizables. Son algo más grandes que los de cuarto de cara y protegen toda la parte inferior del rostro. En general cuentan con filtros o cartuchos intercambiables en los que se indica para qué tipo de contaminante son efectivos. Hay que darles un mantenimiento adecuado, aunque este suele ser simplemente lavarlos con agua tibia.

original (10).jpg

 

  • Respiradores de cara entera reutilizables. Tienen un mayor nivel de eficiencia que los anteriores. Además de un prefiltro, muchos cuentan con una cantidad de carbón activado para la exposición a mayores niveles de vapores orgánicos o gases ácidos. En este tipo y en el anterior, es muy importante la elección correcta de filtro y de cartucho.

2.jpg

  • Respiradores purificadores de aire forzado y con suministro de aire. Ninguno de los anteriores protege contra la falta de oxígeno o contra temperaturas altos o bajas en exceso. Para ello necesitaremos de este tipo de respirador. Los de aire forzado llevan un motor que lleva el aire hacia un filtro y los de suministro cuentan con una especie de compresor que te lleva el aire. En general, llevan una capucha y un tubo que se unen a la maquinaria utilizada.

Genéricamente te encontrarás en muchos productos las siguientes denominaciones, que sin duda te facilitarán mucho la elección:

  • Antipolvo FFP1. Son las más básicas. Filtrantes para aerosoles sólidos y líquidos no tóxicos, con limitante 4,5 x TLV y sin válvula. CE EN 149:2001.
  • Antipolvo FFP2. Para polvo, vapores y humos de baja o media toxicidad, con límite de 12 x TLV y con válvula. CE EN 149:2001.
  • Antipolvo FFP3. Para polvo muy tóxico (amianto, cemento, cuarzo...), niebla y humo a base de agua. Con nivel de protección de 50 x TLV. CE EN 149:2001.
  • Específicas para pintura y olores. Con protección genérica FFP1 para pintura (látex), filtro de carbono para olores, clip de nariz y válvula de exhalación

  • Específicas para productos químicos. Con protección A2P2 para vapores y gases orgánicos y filtros 6002CR, para pintura con spray y barnices.
  • Específicas para soldadura. Con protección para humos metálicos y con un recubrimiento ignífugo en el exterior para evitar su prendimiento.

La elección de un buen respirador puede mejorar nuestra esperanza de vida y la calidad de la misma. Respirar el aire más puro posible no es 'pecata minuta'. Presta mucha atención, mira bien las indicaciones del producto, pregunta al vendedor y analiza pormenorizadamente los riesgos de tu zona de trabajo.
Si tienes cualquier duda o puntualización, no dudes en dejar un comentario en este post o en escribir en nuestro Foro de Bricolaje.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?