Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cómo salvar una cocina de una demolición (no apto para aprensivos)
13-10-2015 18:26

A raíz de otros post y animado por @ManuelCarvajal hoy os presento mi cocina de la casa del pueblo.

Veréis que las fotos no son de gran calidad, ya que tienen unos años, tantos que ni las tomé pensando en publicarlas algún día.

Nuestra cocina nada más llegar era... uhmm... un nidito de grasa. Paredes amarillentas y ásperas, armarios que no se abrían de la mugre acumulada, por no hablar de la campana extractora, que directamente tuvimos que tirar con mueble incluido.

Además una única bombilla alumbraba la estancia lo que la hacía más tenebrosa.

Fue una pesadilla atacar este punto de la casa, pero veréis que el resultado mereció la pena.

 

Empezamos por una buena limpieza a fondo. Utilicé un muy buen truco para estos casos de emergencia: poner a hervir en una olla desengrasante industrial rebajado con un poco de agua. Cierras puertas y ventanas y dejas que el vapor vaya impregnando toda. Mejor si dejas los cajones y armarios abiertos. Veréis en la foto como "gotea" la grasa. Cuando entres hazlo con una mascarilla o pañuelo en la boca y nariz y abre corriendo para que se escape el vapor acumulado. Después con estropajo jabonoso y agua caliente verás que la grasa ya va saliendo sola. 

Una vez limpio tuvimos que arrancar literalmente el armario de la campana, quedándonos con las puertas paras hacer un apaño más tarde.

Masilla en mano opté por tapar uno de los agujeros de los tiradores, el superior.

Apliqué masilla 2 veces (la primera  al secar se rebaja, dejando una muesca) y después lijé para igualar.

 

Una vez las puertas, frentes de cajones y zócalos listos era momento de dar imprimación, no sin antes dar una suave lijada para ayudar al agarre.

Pinté con imprimación TodoTerreno, mi favorita y dejé secar 2 días, el tiempo que tardé en armarme de valor para el siguiente paso.

 

Finalmente con un esmalte Verde Galicia (no recuerdo si era sintético) pinté todas las piezas previamente imprimadas.

 

Durante el proceso también retiré un armario para incrustar un lavavajillas ´(que también tuneé de verde), pusimos 2 florescentes para iluminar mejor la cocina y sustituimos el grifo por uno extensible que nos facilita muchísmo la vida.

 

Finalmente pusimos unos tiradores nuevos, más modernos y retiramos las molduras marrones que daba ese aspecto anticuado a la cocina.

 

Compramos una campana extractora nueva y creamos una estructura que sujetara las puertas antiguas (las del mueble que no pude salvar) para ocultar la parte fea de la campana. Da el pego y además se puede abrir hacia arriba.

 

Finalmente la pica del fregadero teníamos dudas si la podríamos salvar. A base de remedios caseros en un principio, como limón y bicarbonato pudimos hacerla lucir, pero después durante un tiempo le estuve aplicando antical a diario dejándolo actuar un  mínimo de 20 minutos. Quedó nueva!

 

Aquí tenéis el post completo que escribí en mi blog.

 

Materiales

-Lija.

-Masilla rellenadora de madera.

-Esmalte Verde.

-Imprimación TodoTerreno.

-Campana extractora.

-Rodillos y brochas.

-2 florescentes (por un fallo cogimos uno de luz amarilla y otro más blanco, eso lo solucionamos después de hacer las fotos).

-Grifo esxtensible

-300 litros de desengrasante, 8000 de lejía y 25 garrafas de detergente líquido . También 300 bayetas de microfibra. Bueno, vale, quizas me he pasado un poco Guiño 

 

 

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?