Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Hacer un cuadro: mural con restos de papel pintado
26-11-2018
Autor:
JOSE61

foto 8.jpg

MATERIALES

1/2 Tablero de contrachapado de 250X122x1 cm. (utilizamos un trozo de 145x60 cm.).

Dos cuadros (de la típica tienda china).

Cola blanca de carpintero

Papel pintado.

Cola de empapelar.

4 Cantoneras.

16 tachuelas negras de 9 mm.

2 soportes para colgar armarios.

6 espiches del nº 5.

6 tirafondos 35x3,5 mm.

6 tirafondos de 12x2 mm.

HERRAMIENTAS

Martillo.

Destornillador.

Taladro eléctrico con broca para pared de 5 mm.

Lijadora de mano.

Alfileres de costura.

Útiles de empapelar: Paletina, rodillo para juntas, espátula de plástico y trapo.

Escuadra metálica, flexómetro, cúter, tijeras, regla de aluminio, lápiz y goma de borrar.

Tras haber empapelado el cabecero de nuestro dormitorio, queríamos hacer un pequeño mural para otra de las paredes utilizando restos del papel usado.

A mi mujer, que es la “diseñadora” de la casa, se le ocurrió esta idea que, la verdad, nos parece que ha quedado bastante bien.

Tras tomar las medidas del hueco que teníamos, fuimos a nuestro Leroy Merlin para que nos cortaran un tablero de contrachapado de 10 mm. a 60 cm. de alto con el largo deseado (el resto lo utilizamos para otro proyecto denominado “Mesa estilo marroquí”).

Con todos los materiales y herramientas, empezamos el proyecto.

foto 1.jpg

Con los sobrantes de papel que teníamos de empapelar la pared de nuestro cabecero, saqué los cuatro trozos que necesitaba para forrar el tablero, teniendo siempre en cuenta las mermas para que el dibujo continuara a lo largo del mural.

Primeramente, marqué el eje del tablero, para que así me quedaran del mismo tamaño las dos piezas de los extremos.

Comencé empapelando el tablero desde el eje, para un extremo primero y después para el otro, hasta que forré por completo el tablero, teniendo especial cuidado para que no quedaran pompas y que las juntas entre las tiras de papel quedaran lo más imperceptibles posible.

foto 2.jpg

Recorté los sobrantes por todo el perímetro, dejando un buen trozo para pegarlo sobre la trasera del tablero.

Le di la vuelta al tablero y pegué los sobrantes al tablero, siendo cuidadoso en el remate de las esquinas.

foto 3.jpg

Para las esquinas utilizamos unas cantoneras con un estilo rústico, que las clavé al tablero con unas tachuelas de 9 mm en color negro (para que pasaran inadvertidas).

foto 4.jpg

Para decorar el mural, mi mujer compro en “el chino” dos cuadros que tenían una pieza que nos venían muy bien de color y tamaño para nuestro mural. Ya digo que es una “crack” para esto de la decoración.

foto 5.jpg

Despegué la pieza que queríamos de cada uno de los dos cuadros y las repasé con una lija de mano. Para los marcos ya se le ha ocurrido a “la decoradora” otro proyecto.

Centramos las piezas en el tablero ya empapelado y pegamos las dos piezas con cola blanca de carpintero. Previamente, habíamos marcado con unos alfileres pinchados en el tablero la posición de cada pieza.

foto 6.jpg

Ya sólo me faltaba colocar los soportes para colgarlo en la pared. Para ello usé unos soportes de los que se utilizan para colgar armarios, que me permitirían centrar el mural y ajustarlo en altura.

foto 7.jpg

Colgamos el cuadro, lo centramos y nivelamos y trabajo terminado.

foto 8.jpg

Encuentra todo lo que necesitas para este proyecto en Leroy Merlin

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 200.000 usuarios registrados
  • Más de 180.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 10.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?