Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Aprendimos a instalar suelo vinílico
11-10-2019
Autor:

¿Buscas renovar el suelo y necesitas un material resistente? ¿Quieres montarlo tú mismo sin necesidad de hacer obra? El suelo vinílico puede ser la solución perfecta para tu hogar o negocio. El pasado 5 de octubre, en Leroy Merlin Aldaia, aprendimos de la mano de Josean @Garsan , nuestro experto en suelos,  sobre las ventajas de los suelos vinílicos y su instalación. Si te perdiste el taller, pero te interesa poder instalarlo, no te pierdas este artículo en el que te explico el paso a paso. ¡Vamos a verlo!

instalación suelo vinílico (35).jpg

¿Qué tipos de suelo vinílico existen?

Antes de empezar a hablar de instalación, es importante que sepas cuáles son las ventajas del suelo vinílico y qué tipo de suelo vinílico soluciona mejor tus necesidades. 

Este material se caracteriza por ser altamente resistente a la humedad, además de ser antiestático, antideslizante y antibacteriano. Destaca por su fácil limpieza, ya que a diferencia del suelo laminado, se puede fregar. Gracias a todas estas cualidades se puede instalar en todo tipo de estancias (baños y cocinas incluidos). ¿Lo mejor de todo? No requiere de obras, ya que la colocación es muy sencilla. Te recomiendo leer el post de @carlos_moran sobre ¿qué ventajas tienen los suelos vinílicos?

instalación suelo vinílico (17).jpg

Actualmente, podemos encontrar tres tipos distintos, los suelos vinílicos al corte, los autoadhesivos y los clic. Dentro de cada tipo podrás encontrar diferentes calidades según el espesor y el uso que se le va a dar (uso moderado, intenso o muy intenso). Vamos a ver en profundidad cada uno de ellos. 

instalación suelo vinílico (3).jpg

Suelo vinílico al corte

El suelo vinílico al corte viene en rollos de diferentes medidas de ancho (2 m, 4 m y 6 m). Tienes la ventaja de poder comprar piezas grandes de los metros de largo que necesites y así no necesitar hacer muchas juntas en la instalación. Lo puedes encontrar de diferentes estampados, que imitan la cerámica, la madera o con diseños infantiles, según el estilo decorativo que quieras implementar en cada estancia. Estos suelos se instalan mucho en caravanas, ludotecas y guarderías.

¿Cómo se instala el suelo vinílico al corte?

La instalación es muy sencilla y rápida. El material que vas a necesitar es:

instalación suelo vinílico (43).jpg

Paso a paso:

Paso 1.  Extiende con la espátula la cola sobre el suelo previamente limpio. Los surcos que crea la espátula cuando se extiende la cola permitirán que haga efecto ventosa y que se pegue por completo. Esta cola tiene la ventaja de que tarda 30 minutos en secar, lo que  te permite corregir algún lado si se ha torcido.

instalación suelo vinílico (8).jpg

Paso 2. Enrolla las piezas de vinilo al contrario del sentido al que se va a pegar. Para poder facilitar la instalación es necesario que los rollos estén al revés para poder desenrollarlos poco a poco y que se peguen en el sentido correcto.

instalación suelo vinílico (9).jpg

Paso 3. Despliega poco a poco el vinilo sobre la cola hasta que esté perfectamente pegado. Recorta con el cúter despacio aquellos lados sobrantes, este material tiene la ventaja de que se adapta muy bien a las formas porque es muy blandito.

instalación suelo vinílico (10).jpg

Paso 4. Coloca el junquillo, que es un acabado que se coloca entre la pared y el suelo para que no se vea el corte del vinilo. Si lo prefieres, también puedes colocar un zócalo de un acabado que vaya a juego con el suelo.

instalación suelo vinílico (13).jpg

Paso 5. Deja secar la cola hasta que endurezca el vinilo y lo haga más compacto. Lo ideal es dejarlo al menos 24 horas sin pisar. Y voilà ya tienes instalado tu suelo vinílico al corte. 

instalación suelo vinílico (12).jpg

Suelo vinílico autoadhesivo

A diferencia del caso anterior, el suelo vinílico autoadhesivo lo encontrarás en losetas, cada fabricante las hace de un tamaño diferente. Su principal ventaja es que por la cara posterior tienen el adhesivo incluido y no es necesario encolarlas. Existe una amplia variedad de acabados donde elegir, desde los que imitan a la cerámica hasta los que simulan la madera. 

instalación suelo vinílico (5).jpg

Puedes elegir el estilo de montaje que desees: en paralelo, matajuntas o sin desperdicio. Para la instalación puedes orientar las lamas en el sentido que quieras, pero se recomienda hacerlo en el mismo sentido que la luz entra por la ventana, o paralelamente a la longitud del pasillo. 

¿Cómo se instala el suelo vinílico autoadhesivo?

En este caso, vas a necesitar realizar una preparación previa del suelo antes de realizar el montaje. El material que vas a necesitar es:

instalación suelo vinílico (42).jpg

Paso a paso:

Paso 1. Aplica la imprimación autonivelante antes de la instalación. Para que el suelo vinílico no se despegue es muy importante que el suelo esté bien nivelado, para ello tendrás que extender con un rodillo la imprimación nivelante. Además, conseguirás que la superficie sea porosa y coja bien el adhesivo. Realiza este paso al menos 8 horas antes de la instalación.

instalación suelo vinílico (19).jpg

Paso 2. Monta el suelo con el sentido y estilo que hayas decidido. Comienza por el centro de la estancia y ve colocando losetas longitudinalmente y luego hacia los lados. Presiona las lamas para que queden bien pegadas. Intenta que las losetas no se monten y queden una junto a otra sin dejar espacios. 

instalación suelo vinílico (21).jpg

Paso 3. Adapta las lamas de los extremos. Seguramente al llegar al final de la pared la lama no te quepa completa y tengas que adaptarla. Para ello, marca con un lápiz lo que necesitas cortar y pasa el cúter suavemente, aplicándole un poco de presión se partirá fácilmente en dos trozos.

Si no deseas medir, hay un truco muy sencillo para trasladar la medida exacta a una nueva lama. Primero sobre pon una lama nueva a la última que has puesto, de modo que una esté encima de la otra. Luego coloca otra encima hasta el final de la pared y marca el trozo que queda encima de la segunda lama. Cuando lo cortes verás que tienes justo el trozo que necesitabas.

instalación suelo vinílico (24).jpg

Paso 4. Coloca el rodapié o junquillo. Aunque la dilatación de este tipo de suelos es menos, se recomienda por estética colocar un rodapié o junquillo. En el caso del rodapié conviene retirar antes el antiguo. 

Si necesitas verlo en directo, te dejo este vídeo ilustrativo y un post muy interesante sobre cómo instalar lamas vinílicas adhesivas:

Suelo vinílico sistema clic

De los tres tipos de suelo vinílico, este es el que más variedad de acabados te ofrece. Tiene la ventaja de ser mucho más grueso que los anteriores y más resistente porque es muy difícil que se abran las juntas por el sistema clic. Sin embargo, es un tipo de suelo que con el tiempo tiende a dilatar y se recomienda dejar una junta de dilatación en las estancias donde se vaya a colocar.

instalación suelo vinílico (4).jpg

Este tipo de suelo va sobre una base aislante que se coloca flotante y puede aislar tanto térmicamente como acústicamente el suelo de las estancias. Según las necesidades que tengas en la vivienda o comercio será más recomendable una u otra.

Si te gusta que el diseño del suelo de tu casa sea uniforme, puedes encontrar el mismo acabado en suelo laminado, suelo vinílico y cerámica para poner el que necesites según la estancia de la casa.

¿Cómo se instala el suelo vinílico clic?

La instalación del suelo vinílico con sistema clic es algo más laboriosa que las anteriores, pero mucho más duradera. El material que vas a necesitar es:

Paso 1. Coloca la base aislante. Extiende por toda la superficie la base aislante y utiliza la cinta para unir los trozos entre sí. Recorta para que se adapte perfectamente al espacio que vas a instalar el suelo.

Paso 2. Coloca las lamas. Como te explicado en el caso del suelo vinílico autoadhesivo, se recomienda comenzar por el centro del suelo de forma longitudinal y luego ir instalando hacia los lados. Así si hay que recortar las lamas se verán de la misma proporción hacia un lado y hacia otro. Ayúdate de una maza de goma blanca para colocar el sistema clic y evitar dañar las lamas.

Para dejar un espacio para la junta de dilatación coloca las cuñas pegadas a la pared, así aunque con el tiempo dilate el suelo tendrá el espacio suficiente. 

Paso 3. Adapta las lamas que necesites. Con la ayuda de la guillotina de suelo vinílico adapta las lamas con la medida que necesites. 

Paso 4. Coloca el rodapié y el perfil de transición. Por último, deberás de colocar los rodapiés eliminado los que había antes y el perfil de transición o de desnivel sobre el paso de la puerta. Además, tendrás que rebajar la puerta para que se pueda abrir y rematar los detalles de las tapas para que se vea bonito el acabado. Quizás sea este paso el más costoso de la instalación, pero con paciencia seguro que te queda genial.

Te dejo el vídeo donde puedes ver el paso a paso:

Si estás indeciso sobre qué suelo escoger, no te pierdas el post de @Alex_Martinez sobre ¿cómo elegir suelo vinílico en clic o autoadhesivo?, seguro que te despeja muchas dudas. 

Espero que este post te haya ayudado a conocer todas las ventajas del suelo laminado. Nos encantará que compartas con nosotros tu acabado en la sección de Proyectos de la Comunidad. Recuerda que tienes a tu disposición a nuestros especialistas para contestarte cualquier duda en el Foro. Te esperamos en los próximos talleres de Leroy Merlin Aldaia. ¡Hasta pronto!

Próximos talleres

Dinos cuál es la tienda más cercana y te mostramos más talleres:

Ver más

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 200.000 usuarios registrados
  • Más de 180.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 10.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?