Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Aprendimos a instalar puertas de interior
19-02-2019
Autor:
Martadiaz

El pasado sábado 19 de enero, en nuestra tienda Leroy Merlin Granada, disfrutamos de un práctico taller en el que aprendimos a instalar puertas de interior. Si no pudiste asistir, a continuación te indico cómo puedes instalar las puertas de tu casa con tus propias manos.

IMG_20190119_213628_114.jpg

Antes de empezar con el proceso de instalación, es importante conocer cuáles son las partes que componen una puerta:

  • Hoja: es la puerta en sí, la parte que realiza el movimiento de apertura y cierre.
  • Galce: es el comúnmente llamado marco o cerco de la puerta, donde irán atornilladas las bisagras o pernios y rodeará la hoja.
  • Tapetas o jambas: son las molduras utilizadas para embellecer la puerta una vez instalada tapando así el premarco.
  • Herrajes: son las bisagras o pernios y la petaca.

Una vez aclarados los elementos que componen una puerta, también es interesante conocer cuáles son los aspectos más relevantes a considerar a la hora de elegir una puerta:

Acabado interior: Dentro de la composición interior distinguimos entre:

  • Puertas huecas: El interior de la puerta es de cartón de nido de abeja y chapa en DM de 3 mm. Tienen un peso aproximado de 20 kg y son la opción más económica y ligera. Ofrecen un peor aislamiento térmico y acústico.
  • Puertas macizas: El interior de la puerta está compuesto por aglomerado, DM o madera maciza. Tienen un peso aproximado de 40 kg y son la opción más robusta y resistente, ofreciendo un mayor aislamiento térmico y acústico.

Acabado exterior: La terminación exterior de la puerta podrá ser:

  • Madera natural: fabricadas en chapa de madera natural que puede estar o no barnizada.
  • Lacado: fabricadas en tablero de DM sobre el que se aplican varias capas de laca. La cantidad de laca (gramaje) y la calidad de la misma aumenta la durabilidad de la puerta.
  • Efecto madera: fabricadas en tablero de DM sobre el que se colocan una o varias capas de papel melaminado imitando el dibujo de la madera natural.

Marco: La resistencia a la humedad de la puerta dependerá del material del galce o marco de la misma. Los materiales que se utilizan para ello, ordenados de menor a mayor resistencia son MDF, MDF hidrófugo, contrachapado y madera maciza.

Por último, antes de entrar en detalle con la instalación de la puerta, también es interesante conocer las diferentes soluciones que puedes encontrar para tus puertas de interior.

  • Sistema abatible: Se abren hacia el interior de la habitación y ocupan espacio. Pueden ser de una sola hoja o de dos. A su vez las hojas pueden ser ciegas, vidriadas o de cristal. Las de doble hoja se suelen utilizar en salones y comedores. Pueden tener uno de los laterales fijos.
  • Sistema corredera. La principal ventaja es que te permiten aprovechar el espacio al máximo puesto que la hoja no realiza el movimiento abatible. Pueden ser sobrepuestas, que se deslizan sobre una guía colocada en la pared y no necesitan obra, o empotradas, que corren por dentro de un armazón empotrado en el muro. Son especialmente adecuadas para habitaciones pequeñas, baños o cocinas. Puedes encontrarlas simples y dobles con hojas ciegas, vidriadas o de cristal.

Materiales:

Herramientas:

Paso a paso:

1. Comprueba que el premarco está correctamente nivelado utilizando para ello el nivel de burbuja en los dos laterales o largueros.

2. Una vez hecho esto, comprueba que el block cabe perfectamente en el hueco del premarco e incluso queda un poco de holgura. Es conveniente no retirar los flejes de la puerta antes de realizar esta comprobación.

3. A continuación, sitúa la puerta en el hueco y ve comprobando que esté perfectamente nivelada a la vez que vas introduciendo cuñas en el hueco existente entre el galce y el premarco, alrededor de todo el perímetro, para conseguir así una primera fijación. Es conveniente aplicar cola blanca en las cuñas antes de introducirlas.

download_20190119_155634 (1).jpg

4. Acto seguido, abre la hoja de la puerta calzándola con un formón o con cuñas en caso de que sea necesario para que quede a escuadra con el suelo y sustituye los tornillos centrales de las dos bisagras superiores que son de 16 mm por tirafondos de 50 o 60 mm. Es importante verificar que la longitud de los tornillos sea suficiente para que la puerta quede bien fijada al premarco.

5. Antes de seguir atornillando la puerta, comprueba desde el lado interior que la ranura o luz entre la hoja y el galce está igualada, tanto en la parte superior como en el lateral y sustituye el tornillo de la placa central de cierre por un tirafondos de 50 o 60 mm para conseguir la fijación de este otro lado y finalmente sustituye el tornillo central de la bisagra inferior que quedaba pendiente.

6. Es el momento de comprobar que la puerta esté perfectamente nivelada y que realiza el movimiento de apertura y cierre correctamente y sin ningún roce. Revisa también el ajuste de la placa de cierre para que el resbalón encaje perfectamente en el hueco, moviendo ligeramente la lengüeta la placa con ayuda de unos alicates si fuese necesario hasta conseguir un acople perfecto del resbalón.

download_20190119_155634 (2).jpg

7. Una vez comprobado todo lo anterior, rellena los huecos existentes entre el galce y el premarco con espuma de poliuretano. Transcurridos 30-45 minutos la espuma estará seca y será el momento de cortar el sobrante con un cúter. Corta también las cuñas de madera ayudándote del serrucho de costilla.

8. Coloca las molduras de recrecido. Para ello, corta las molduras a la altura que marca la puerta y aplica adhesivo de montaje en la ranura del galce, introduciendo posteriormente la lengüeta de la moldura de recrecido en dicha ranura. Para colocar las tapetas o jambas, marca y corta con la longitud que marca la puerta y utiliza alfileres sin cabeza para fijarlas. Utiliza masilla de relleno del mismo color que las tapetas para tapar los pequeños agujeritos realizados por los alfileres, así como para rematar los ensambles del galce y las tapetas consiguiendo un acabado perfecto.

9. Por último, y para terminar la instalación de la puerta, coloca la manilla o roseta. Para ello introduce previamente el eje que atraviesa la petaca y a continuación atornilla la roseta o manilla a cada lado de la puerta.

¡Ya está lista y colocada tu puerta!

Si después de estos consejos, todavía sigues teniendo dudas sobre cómo instalar tu puertas, puedes echarle un vistazo a este video y a este artículo, donde encontrarás algunos consejos más para ayudarte. 

Si te ha gustado nuestra actividad y te animas a darle vida con tus propias manos, puedes compartir tus creaciones con otros usuarios en nuestro apartado de Proyectos y consultar tus dudas en nuestros Foros.

Además, ya puedes apuntarte a los próximos talleres que tenemos preparados para ti en la tienda Leroy Merlin Granada. Ven a disfrutar con nosotros. ¡Te esperamos!

Próximos talleres

Dinos cuál es la tienda más cercana y te mostramos más talleres:

Ver más

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 130.000 usuarios registrados
  • Más de 180.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.500 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?