Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Así fue nuestra yincana infantil del Camino del Ahorro
01-06-2017 12:03

Como dijo J.F. Kennedy, los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro. Así que mejor enseñarles desde pequeños lo importante que es ahorrar energía, ya que en definitiva, ellos son el futuro.

Para ello, realizamos nuestra yincana infantil del Camino del Ahorro el pasado sábado 27 de mayo, en la que nuestros embajadores de la sostenibilidad, Víctor y Marina, acompañaron a los pequeños y les explicaron todo lo referente al ahorro de energía con un lenguaje divertido y ameno.

IMG_20170527_123914.jpg

Ahorrar energía es tarea de todos, así que si te perdiste esta divertida yincana no te preocupes y anima a los niños a que jueguen desde casa. Te explico en qué consiste.

Los pequeños tendrán que dejar su imaginación volar y pensar que su cuerpo es como una pila recargable que ahora mismo está sin energía, así que tendrá que llenarse. Para conseguirlo, tendrán que ir pasando por unas paradas que forman parte del Camino del Ahorro.

En cada una aprenderán que hay muchas maneras de ahorrar energía y, mientras van aprendiendo, irán recargando la pila. Cada vez que se recarguen en cada parada se pondrán una pulsera. Esta irá cambiando de color en cada parada, desde el rojo hasta llegar a la pulsera verde, que indicará que la pila está cargada y que los niños son unos auténticos expertos en el ahorro en casa.

IMG_20170527_121032.jpg

Te explico de manera detallada todo lo que enseñamos a los niños y tal como se lo contamos a ellos, así podrás seguirlo como guion para hacer tu propio Camino del Ahorro en casa.

Primera parada: calefacción y climatización

Cuando llegas a casa quieres estar a gusto, así que en invierno te gusta estar calentito y en verano fresquito. Para calentarnos en invierno hay aparatos como las chimeneas, estufas de pellets y sistemas de calefacción eléctricos. ¿Qué aparato crees que es mejor para el medio ambiente? De todos estos el más ecológico es la estufa de pellets, porque está compuesto por material reaprovechado como serrín prensado recogido de podas, talas de árboles o incluso de carpinterías.

Y para refrescarnos en verano podemos instalar ventiladores o aires acondicionados. En el caso de los ventiladores, además de ser los que menos energía consumen, son los que más respetan el medioambiente porque no tienen gases como los aires acondicionados.

Otra forma de ahorrar energía es cerrar bien puertas y ventanas, tanto para guardar el calor como el frío. Si quieres verlo mejor, coge un globo y piensa que es una habitación, llénalo e imagina que es el aire caliente o frío que necesitas para estar a gusto. Ahora piensa que en la habitación abres una ventana, así que deja que se escape un poco de aire del globo. ¿Ves lo que pasa? El globo se va vaciando y se escapa el fresco o el calor.

¿Ves qué fácil? Con pequeños actos, consigues grandes cambios. Ya has aprendido algo sobre el ahorro de energía, así que ya tienes la pulsera roja.

IMG_20170527_121230 ok.jpg

Segunda parada: aislamiento térmico

Cuando hace frío, ¿qué haces? Te tapas o te abrigas, ¿verdad? Y si te da el sol en la cara, te tapas con la mano. Pues lo mismo hay que hacer en casa. Para protegerla del frío y del calor existen unos productos de aislamiento térmico que ayudan a mantener la temperatura. Estos aislantes pueden ser de corcho, fibra, lana, aluminio o poliestireno, y se colocan en paredes, suelos y techos. Los más ecológicos son los que están hechos con materiales naturales.

Con aislamiento térmico también ahorramos energía, porque además de no dejar entrar el calor, el frío, el agua o la humedad, tampoco permite que se escape la temperatura que haya en casa cuando hayas puesto la calefacción o climatización.

Con todo esto que ya sabes, has recargado más energía, así que ponte la pulsera naranja.

IMG_20170527_122741.jpg

Tercera parada: iluminación de bajo consumo

¿Cada cuánto tiempo crees que hay que cambiar las bombillas? Pues dependiendo del tipo que sean habrá que cambiarlas cada 2 o cada 25 años.

¿Qué tipos de bombillas existen?

  • Incandescentes: duran muy poco y consumen mucha energía. Estas bombillas si llevan mucho tiempo encendidas no las puedes tocar, porque queman.
  • Halógenas: aguantan el doble que las incandescentes y consumen un 30% menos de electricidad, pero también se calientan mucho.
  • Bajo consumo: duran hasta 10 veces más que las incandescentes y consumen hasta un 80% menos de electricidad. Pero se acorta su vida si la pones en un sitio de paso, como en el pasillo, donde se enciende y apaga con frecuencia. Y no son tan eficientes como las LED.
  • LED: son las más duraderas, hasta 25 años. Son las más eficientes y te permiten ahorrar mucha más energía, hasta un 90% más que las incandescentes y las halógenas, y un 50% más que las de bajo consumo.

Hay muchos tipos de bombillas LED y hasta podemos ver bombillas que cambian de color mediante una aplicación en el móvil, otras con las que se pueden escuchar música mediante bluetooth o las que tienen un depósito para poner un ambientador para perfumar la casa.

Estás aprendiendo mucho sobre las bombillas, pero lo más importante es que sepas que para ahorrar energía es mejor tener bombillas LED en casa. Sabiendo estos consejos, puedes ponerte la pulsera amarilla.

IMG_20170527_122237.jpg

Cuarta parada: soluciones de regulación

¿Cuántas veces te dicen los mayores que apagues la luz al salir del cuarto? Es normal, ya que hay que ahorrar electricidad. Pero muchas veces se nos olvida. Está bien que recuerdes que hay que apagar las luces, pero también existen unos aparatos que se encargan de hacer esto por nosotros. Son sensores de movimiento que apagan o encienden la luz cuando alguien está en la habitación o sale de ella, seguro que los has visto en muchos servicios públicos.

Además hay aparatos con los que se puede programar la calefacción o la climatización para que cuando lleguemos a casa esté más calentita o fresquita, y así ahorrar un 25%. Incluso si te gusta quedarte dormido con la luz encendida, puedes programarla para que se apague, por ejemplo, media hora después cuando ya estés dormido. O que lo hagan el equipo de música o la televisión.

¡Qué bien! Ya tienes la pulsera amarilla limón.

IMG_20170527_121547.jpg

Has conseguido hacer todo el recorrido del Camino del Ahorro, así que seguro que has aprendido muchas cosas. Ahora que los peques han terminado y han conocido todos estos consejos para ahorrar energía, es hora de que se pongan la pulsera verde.

A los asistentes de nuestra divertida yincana les obsequiamos con un cómic de Vega y su pandilla, una niña curiosa e inquieta a la que le gusta ayudar a los demás y cuidar del medioambiente. Si tus hijos se perdieron nuestro taller y te gustaría que aprendiesen más sobre cómo cuidar el planeta y el ahorro de energía, no dejes que se pierdan nuestro próximo taller infantil de sostenibilidad.

Si te has quedado con ganas de saber más, te dejo esta bricopedia sobre ¿cómo ahorrar en casa? No olvides compartir tus ideas y trabajos en la sección de Proyectos, estamos deseando verlos. Y si tienes alguna duda, puedes consultarla en los Foros o dejar un comentario en esta publicación.

Próximos talleres

Dinos cuál es la tienda más cercana y te mostramos más talleres:

Ver más

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 130.000 usuarios registrados
  • Más de 180.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.500 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?