Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Aprendimos a instalar y reparar un suelo laminado
27-08-2019
Autor:

Si estás pensando en darle a tu hogar un sensación más cálida y confortable de una manera económica y sin tener que meterte en grandes obras, este post te va a interesar. El pasado sábado 24 de agosto, en Leroy Merlin Murcia Sur, realizamos un taller muy práctico en el que los participantes aprendieron a instalar un suelo laminado. Nuestro compañero y experto Samuel, de la sección de maderas, ofreció una clase magistral y dio unos cuantos consejos muy prácticos y útiles, entre ellos, que no tienes por qué quitar el antiguo suelo para instalar uno laminado, siempre y cuando sea de cemento, PVC o cerámica; además es muy resistente y por eso resulta tan ventajoso.

Si siempre has sido un manitas, te invito a que leas este post porque lo disfrutarás y descubrirás lo sencillo y económico que es instalar tu propio suelo laminado.

0NVOF1RVL.jpg

¿Qué es un suelo laminado?

Es un revestimiento compuesto de varias capas, derivadas normalmente de la madera, siendo la última  un compuesto sintético hecho de melaminas a alta presión y al que le imprimen un dibujo imitando distintos materiales e incluso fotografías personalizadas. 

Consejos de elección dependiendo de las necesidades particulares

Cuando te pongas manos a la obra, te encontrarás con que tienes que elegir el tipo del suelo: medio, fuerte, intenso... en virtud de varios factores; la diferencia entre un tipo de suelo y otro radica, no en el material del suelo en sí (MDF), ya que prácticamente en todos es el mismo, sino en la lama decorativa que lleva encima, la cual variará dependiendo de la calidad y será más duradera o perecedera.

Así pues, estos son algunos factores a tener en cuenta:

  • Existe el suelo laminado de madera y el suelo laminado vinílico, el cual es un poco más caro pero más resistente a la humedad. Un modelo de suelo vinílico básico puede hacer la función de un suelo de gama fuerte de acabado en madera.
  •  Colores y acabados. Los de más tendencia en este momento son los blancos, que dan mayor sensación de luminosidad y amplitud, junto con los grises, por su practicidad. Encontrarás los que dan aspecto natural e imitan la madera, los que imitan otros materiales como el cemento, el metal, acabado óxido, la piedra, la cerámica, etc. Los de aspecto artesanal de aspecto desgastado aportan una sensación muy acogedora y hogareña.
  • Cada suelo cuenta con una variedad de gama específica según su uso: hidrófugos, hignífugos, de aislamiento acústico, reforzados contra golpes, antibacterianos, antideslizantes, antiestáticos, antirayado, con diferente grosor de lama, etc. Se pueden comprar bajo pedido con características específicas. Depende también de si la vivienda es la principal o de vacaciones, de montaña o costera, el nº de ocupantes, si tienes mascotas, etc.

suelo acabado natural con desgaste.jpg

Materiales y herramientas necesarias:

0L33JN3J9.jpg

Paso a paso:

1. Preparación de la superficie

 1.1. Quita los rodapiés antiguos. Nuestro compañero @JavierRomero te explica estupendamente cómo quitar tus zócalos viejos. Echa un vistazo y verás lo sencillo que te resulta hacerlo tú mismo.

1.2. Utiliza pasta para juntas para alisar la superficie y dejarla sin imperfecciones y así poder colocar satisfactoriamente el siguiente rodapié.

2. Coloca la base aislante o base flotante.

2.1. Elígela bien.

La base aislante que pongas es muy importante ya que existen de muchos tipos y materiales dependiendo  de si necesitas un mayor aislamiento térmico o acústico, irregularidades del suelo o humedad de la zona.

2.2. Colócala

Extiende la base aislante sobre la superficie que vayas a cubrir con el suelo, ten en cuenta que tendrá que quedar de forma perpendicular a las lamas que colocarás después. Asegúrate de que queda perfectamente extendida, sin pliegues, para evitar desniveles, bolsas de aire, etc. Si necesitas cortar dicha base, puedes hacerlo mediante un cúter. Debe sobresalir de la pared unos 15 cm y después, antes de colocar el rodapié, la cortas.

Nosotros no llegamos a extender la base flotante debido a la pequeña superficie sobre la que podíamos trabajar.

3. Coloca las cuñas de dilatación.

Las encontrarás en el kit de materiales. Colócalas entre la pared y el suelo para que no se quede el suelo pegado a la pared. Se pone una cada 20 cm aproximadamente. Puedes hacerlo con adhesivo de montaje o con clip de fijación.

foto 4 taller suelo laminado.jpg

4. Coloca las láminas

4.1. Decide la orientación de las tablas. Puedes colocarlas en 3 posiciones, dependiendo de la distribución del espacio; con la veta en horizontal, vertical o diagonal. ¡Hazlo como más te guste! pero nosotros te aconsejamos ponerla de forma vertical en dirección a la entrada para dar mayor sensación de amplitud o en la misma dirección a las fuentes de luz natural.

Nuestro compañero@gayalap te aconseja desde el Foro.

4.2. Comprueba con un listón si existen desniveles en el suelo. Debe estar plano y como mucho con un margen de 2 mm. Si no es así tendrás que aplicar la pasta autoniveladora y esperar a que seque antes de empezar a colocar el suelo.

Cuando tengas que cortar una lámina (con sierra de calar) para adaptarla a una esquina o medida especial, aprovecha el sobrante para el resto de suelo y provocarás de esta manera discontinuidad entre las uniones de las láminas. Conseguirás que el efecto visual sea más bonito.

foto taller 1.jpg

4.3. Ve uniendo las láminas. Todas funcionan por el sistema clic, es decir, por presión, así que para encajar una lámina con otra basta con que hagas una pequeña presión con las manos y des un golpecito seco, encajando la parte fina de debajo del MDF  con la otra.

En caso de que no sea así, utiliza las cuñas que tienes en el kit de material. Antes de darle con el martillo, para evitar que se rompa tendrás que colocar la cuña negra encima de la parte que va entre la lámina decorativa y el MDF y a continuación martilleas, siempre sobre el borde de MDF, nunca a ras de suelo.

foto 6 suelo laminado.jpg

4.2. Coloca un perfil de transición, cuando pases de una habitación a otra, para unir los diferentes tramos; Si existe diferencia de altura entre una habitación y otra, utiliza un perfil de desnivel para salvar dicha diferencia e igualarla y por último utiliza perfiles de remate para las terminaciones.

Existen distintos tipos de perfiles según el material del que estén fabricados. Estéticamente queda muy bonito colocarlos como los perfiles de las puertas y también en acero o aluminio, pero ya sabes que sobre gustos no hay nada escrito.

Si tienes escaleras, en los cantos de las mismas tendrás que utilizar mamperlanes.  Aprovecha las zonas de cambio de habitación, debajo de las puertas de paso, para dejar juntas de dilación, pues si no lo haces cada ciertos metros, el suelo se podría levantarse; asegúrate sobre todo si tienes un largo pasillo.

foto 10 suelo laminado.jpg

5. Coloca el rodapié

  • Lo primero que tienes que hacer es retirar las cuñas que pusiste previamente.
  • Recuerda dejar las juntas de dilatación y no lo pegues al suelo porque evitarías dicha dilatación.
  • Ten en cuenta que el grosor del rodapié tiene que ser apropiado para que se queden todas las juntas tapadas.
  • Para cortarlo tienes que utilizar la caja de ingletes. La dirección del corte te la dará la pared sobre la que vayas a colocarlo, que podrá ser de izquierda a derecha o viceversa.
  • Echa cola a base de puntitos, dejando una separación de unos 30 o 40 cm entre cada uno. Para las esquinas, corta los cantos en inglete, a 45º. Si tienes una pared muy larga y pones más de una tira de rodapié, haz el corte también a inglete para que no se note la continuación y además se unan mejor.

0ISDRFDT1.jpg

6. Consejos  para una mayor durabilidad y resistencia:

  • Puedes utilizar cinta adhesiva para una mayor resistencia al agua.
  • Puedes utilizar un sellador de pavimentos laminados entre lámina y lámina,  así tu suelo gozará de buen estado durante más tiempo.
  • Para limpiarlos, primero tienes que retirar la suciedad gruesa y restos con una escoba o aspiradora y a continuación, una mopa ligeramente humedecida con agua. Si pretendes una limpieza más a fondo, utiliza productos de limpieza neutros específicos.
  • Puedes fregar el suelo si lo deseas pero asegurándote de que la fregona no esté muy mojada, sino como dicen los expertos "humdecida como la niebla", es decir, que la cantidad de agua que se utilice de la sensación de que la niebla se ha posado sobre el suelo.

0E4W2C99W.jpg

Si te animas a llevarlo a cabo en casa y te apetece, puedes compartirlo con nosotros en la sección de Proyectos de la Comunidad. Con tu trabajo puedes inspirar a otros usuarios para que se animen también.

foto 13 suelo laminado.jpg

Si tienes dudas o necesitas algún consejo, puedes abrir un hilo de conversación en nuestro Foro y nuestros compañeros expertos en el tema estarán encantados de ayudarte.

Espero que te haya gustado el taller y lo hayas disfrutado tanto como nosotros. Tanto si estuviste y te apetece repetir experiencia, como si no pudiste hacerlo y te gustaría pasar una mañana interesante llena de creatividad, nos vemos en nuestros próximos talleres.

Encuentra todo lo que necesitas para este proyecto en Leroy Merlin

Próximos talleres

Dinos cuál es la tienda más cercana y te mostramos más talleres:

Ver más

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 200.000 usuarios registrados
  • Más de 180.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 10.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?