Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Aprendimos a preparar nuestro jardín
12-04-2019

El pasado miércoles 3 de abril tuvo lugar en la tienda de San Sebastián de los Reyes un taller en el que aprendimos a preparar nuestro jardín para la nueva temporada. En él los asistentes aprendieron qué hay que tener en cuenta para la puesta a punto de su jardín de cara a la primavera. Continúa leyendo para que veas cómo con unos sencillos trucos tu jardín lucirá estupendo.

IMG_20190403_180536.jpg

El primer paso y el más importante es preparar la superficie para hacer el suelo fértil. Con el paso del tiempo y el cambio de temperaturas, el suelo pierde propiedades y nutrientes para el cultivo, lo que dificulta el desarrollo de las plantas y entorpece su crecimiento.
Para renovar la tierra, debes tener en cuenta cuatro conceptos:

  • Oxigenar
  • Drenar
  • Abonar
  • Regar

IMG_20190403_181148.jpg

1. Oxigenar

Durante el frío y las lluvias la tierra se apelmaza, provocando que el terreno sea menos apto para el crecimiento de las plantas. Para mejorar este aspecto basta con remover la tierra profundizando hasta unos 15-20 cm en zonas que no tengan nada plantado. Alrededor de las raíces lo ideal es profundizar menos para no dañar la estructura de la planta.
Esta tarea puedes realizarla con un rastrillo si tu terreno es de un tamaño medio. En grandes extensiones antes la imposibilidad de realizar este trabajo la tierra se deja en barbecho, es decir, sin cultivar una temporada.
Con esta acción conseguirás que la tierra esté más esponjosa y aireada, mejorando el agarre de cualquier especie que decidas plantar.

IMG_20190403_181917.jpg

2. Drenar

El drenaje también es muy importante, ya que si el agua se apelmaza o no se filtra bien, la planta no puede nutrirse correctamente.
Para facilitar esta cuestión, hay productos como perlitavermiculita o arcilla, que mezclados con la tierra van a facilitar que el agua fluya correctamente. Estos productos se pueden usar en huertos ecológicos, ya que son compuestos naturales sin añadidos químicos que no afectarán a tu cultivo.
Hay sustancias como la cal que está incluida en algunos tipos de sustrato, que pueden almacenar una pequeña cantidad de agua, pero depende de lo que necesites para tu cultivo, por lo que no siempre es adecuado. Facilitando el drenaje evitarás acumulaciones de agua y ésta penetrará más en la tierra, facilitando su absorción por las raíces.

3. Abonar

Existen diferentes tipos de abono, algunos específicos para determinados tipos de plantas. Esta solución sólo debes tenerla en cuenta si tienes sólo una especie plantada (por ejemplo, césped), para el resto de casos hay abonos universales para diferentes tipos de cultivo. La composición más habitual del abono es 40% compost y 60% turba, aunque puede variar.
Un factor importante a tener en cuenta si tu cultivo es ecológico es que no puedes usar cualquier tipo de abono, ya que hay algunos abonos muy concentrados cuya composición es sólo química, o abonos con herbicida que no conviene usar con cultivos destinados a la alimentación.

IMG_20190403_181141.jpg

Para abonar correctamente la tierra debes tener en cuenta que un exceso de abono no es bueno para el cultivo, por lo que debes tratar de esparcir de la forma más homogénea posible el fertilizante.

En terrenos grandes, lo más común es el uso del mantillo, ya que es más natural, potente y económico, pero si tu terreno es más pequeño puedes usar otro tipo de abono. Otra opción es abono compuesto con excrementos de diferentes animales, pero no es recomendable para pequeñas superficies, ya que es muy potente y si no se trata ni se reparte adecuadamente puede abrasar tu cultivo.

El humus de lombriz es uno de los fertilizantes más naturales, pero en ocasiones no es fácil de encontrar. Como alternativa puedes usar lombrices vivas, que harán el mismo trabajo y el resultado es muy bueno.

Si necesitas abonar las macetas, hay fertilizantes concentrados que se introducen directamente al lado de la planta y que son muy potentes, por lo que conviene que leas las instrucciones del fabricante para no perjudicar a tu planta con un exceso de nutrientes.

Existen otros fertilizantes en formato granulado que puedes esparcir directamente sobre el terreno, pero esto provocará que se acumule en algunos puntos, y puede amarillear o quemar las plantas.

Para evitar esto, puedes diluir estas perlitas en agua y usar una pistola fumigadora para repartirlo sobre le terreno. En el caso del mantillo, lo mejor es que vayas esparciéndolo con una pala y luego actives el riego para que se disemine por el terreno, evitando acumulaciones.
Una alternativa para realizar abono natural es usar tu propia compostera. Se trata de un recipiente en el que se depositan los desechos orgánicos. Una vez lleno debes añadir a la mezcla bacterias o lombrices que transforman esos desechos en mantillo, que puedes recoger por la parte inferior de la compostera cuando esté formado.

IMG_20190403_191112.jpg

4. Regar

Lo siguiente a tener en cuenta en la puesta a punto de tu jardín es el sistema de riego. Con el invierno y las bajas temperaturas el sistema de riego se puede deteriorar, impidiendo que funcione correctamente y llegando a estropear el circuito y los mecanismos.
Cualquier sistema de riego automatizado suele contar con un filtro que conecta la tubería de agua con el sistema. Antes de ponerlo en marcha debes desmontar esta pieza y comprobar que no esté obstruída. Si el filtro es de plástico puedes incluso meterlo al lavavajillas, pero si es metálico lo puede estropear, por lo que deberías lavarlo a mano.

Si tienes aspersores, deberás revisar uno a uno que están correctos, al igual que si tienes un sistema nebulizador, deberás revisar cada boquilla por la que sale vapor y limpiarla o cambiarla para que cuando lo necesites funciones a 100%.

Después de seguir estos pasos sólo tienes que pensar qué tipo de plantas vas a poner en tu jardín y disfrutar de él. Para ello debes de tener en cuenta que no todas las plantas llevan el mismo proceso de crecimiento ni la misma época de siembra.

¡Las opciones son infinitas! Puedes renovar las plantas que tenías, añadir más césped o plantar flores y bulbos de temporada.
Incluso puedes lanzarte a cultivar tu propio huerto. Tendrás que tener en cuenta la compatibilidad entre unas plantas y otras y los tiempos de siembra y recogida de producto, así como si optas por realizar un cultivo ecológico tendrás que tener en cuentas que no puedes usar determinados productos.

Puedes plantear y resolver muchas dudas sobre estos temas a través de las bricopedias de jardín. Lánzate a renovar tu jardín y verás que satisfactorio resulta ver crecer tus plantas sanas y fuertes, y compártelo como hizo @EstherModino con su pequeño jardín.

Próximos talleres

Dinos cuál es la tienda más cercana y te mostramos más talleres:

Ver más

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 200.000 usuarios registrados
  • Más de 180.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 10.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?