Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Aprendimos a decorar una caja con papel y pintura a la tiza
22-06-2018 10:58
Autor:

El pasado viernes 8 de junio tuvo lugar un taller en el que aprendimos distintas formas de decorar una caja con papel pintado y con pintura a la tiza. Fue dentro de un evento realizado en el Centro Comercial Airesur con una excelente participación. En la actividad pudimos darle nuestro toque a unas cajas hechas de madera de pino sin barnizar. Para ello usamos la pintura chalky paint chalky finish y añadimos un fondo de papel pintado de diferentes motivos según el color y diseño que cada uno elegía para su caja. ¿Quieres ver y aprender con nosotros? Es muy fácil. Te explico como lo hicimos para que veas lo fácil que resulta y te animes a hacerlo tu mismo. ¡Toma nota!

20180608_211912.jpg

Antes de comenzar, debes saber que  la pintura a la tiza es conocida también como chalky paint o chalky finish. Esta, cubre todas las superficies  lo que permite pintar sobre cualquier material sin problemas de adherencia. Aunque por otro lado, sólo las puedes usar en interiores. Si quieres usarla fuera de la casa, puedes protegerla con un barniz de exterior, aunque te recomiendo otro tipo de pinturas.

Los materiales y herramientas que vas a necesitar son:

20180621_163728.jpg

Una vez tengas todo puedes comenzar siguiendo este paso a paso:

Paso 1. Primera mano de pintura

Comienza por pintar la caja con una mano de pintura. Como es muy consistente, no te hace falta darle la segunda. Es mejor hacerlo con brocha ya que quedan mucho más definidas las pinceladas. Es la mejor manera de dar ese aspecto vintage tan de moda. Este tipo de acabado busca la naturalidad de un objeto por el que ha pasado el tiempo, en el que se notan roces y desgaste por uso. Si lo pintas a favor de las vetas de la madera te va ser más fácil cubrir antes por completo todo. Aunque también está la opción de no cubrirlo por completo y dejar algunas partes a la vista.

20180608_182119.jpg

Paso 2. Segunda mano de color

Aplica una segunda mano, pero esta vez, de pintura de otro color. Tienes que dejar pasar una o dos horas antes de dársela para que esté bien seca. Esta vez, mi recomendación es que la diluyas un poco con agua, de manera que la cubrición no sea tanta. Así a la hora de lijar después, no te cueste tanto sacar el color de debajo. Personalmente, me gusta usar un color más intenso en la base y taparlo con uno muy claro. Pero lo puedes hacer indistintamente a tu gusto.

segundo paso.jpg

Paso 3. Lijado

Una vez seca la segunda mano, con un taco de lija desgasta con firmeza la capa superior de pintura. Al hacerlo, sale al descubierto la que está debajo y que dimos en primer lugar. Ten en cuenta, que si sigues lijando con fuerza, quitas las dos manos de pintura y comienza a aparecer la madera. Hay gente que le gusta ver el aspecto natural de la madera y hace eso. Si este es tu caso debes de darle con el taco con más fuerza e insistir en las partes que quieras dejar al descubierto. Eso si, intenta cubrir antes la zona de trabajo, ya que se levanta mucho polvo. La verdad que si lo puedes hacer en algún sitio al aire libre es mejor. Este es el aspecto que adquiere la caja con el lijado. 

paso 3.jpg

Paso 4. Encolado y empapelado

Corta tu trozo de papel decorativo con la medida del fondo de la caja para que encaje perfectamente dentro. Una vez que lo tengas listo, coge la cola blanca y la aplicas sobre el fondo de la caja. Lo haces en zigzag y la extiendes muy bien. Intenta no aplicar en exceso, ya que sino te puede rebosar por los bordes cuando presiones el papel. Lo colocas con la cara vista hacia arriba en el fondo de la caja y presionas por toda la superficie para que se pegue por todas las partes uniformemente.

20180608_191625.jpg

Paso 5. Encerado

Limpia la caja de polvo e impregna una muñequilla con la cera de acabado incolora. Seguidamente la extiendes por toda la caja. Se frota enérgicamente por todas las partes, de manera que no quede por un lado más que por otro. Esta cera lo que hace es proteger y fijar la pintura. Este paso es necesario porque sino es muy fácil manchar la caja con el tiempo. Esta es muy porosa y absorbe cualquier grasa, liquido o suciedad, siendo después, muy difícil de limpiar, así que no te olvides de este paso. Aparte de que al fijar la tiza, no es tan delicada a roces y arañazos.

20180608_212402(1).jpg

Después de pasarlo todos genial, mira que bonitas quedan y lo fáciles que son de personalizar. Te dejo un ejemplo para que te hagas una idea de cómo te puede quedar el resultado final, aunque, como te he dicho anteriormente, depende mucho de los colores que elijas para decorarla.

20180608_193021.jpg

Recuerda que puedes aplicar esta técnica a casi cualquier tipo de mueble siguiendo los mismos pasos. Si lo compartes en nuestra sección de Proyectos nos encantará ver como te queda.

Ten en cuenta que cualquier duda o comentario que tengas puedes exponerlo aquí en este artículo o en nuestra sección de Foros. Nos vemos en el siguiente post.

Próximos talleres

Dinos cuál es la tienda más cercana y te mostramos más talleres:

Ver más

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?