Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Aprendimos a revestir paredes con friso
28-02-2017 12:17
Autor:

20170225_121341.jpg

El pasado sábado 25 de febrero, en Leroy Merlin Santander, realizamos un taller para aprender a colocar revestimiento de pared. Con el friso puedes conseguir acabados decorativos, dando un toque personal a tu casa. Existen varios tipos de friso, que se adaptan a todas las necesidades:

  • Madera
  • PVC
  • Partículas minerales
  • Vinílico

Cuando vayas a elegir el friso es importante tener en cuenta la zona en la que quieres instalarlo, y las condiciones de la pared. En zonas como cocinas o baños, el indicado es el friso de PVC o vinílico, nunca la madera.

Por otro lado, si la pared en la que vas a instalarlo no está en buenas condiciones, lo recomendable es que instales cualquiera de los frisos que van rastrelados, es decir, PVC o madera, ya que colocar uno adhesivo será complicado y el resultado no será óptimo.

20170225_123840.jpg

Para instalar friso rastrelado, los pasos a seguir son los siguientes:

  1. Coloca los rastreles en sentido contrario a como vaya a ir colocado el friso. Deberás dejar una distancia de unos 40 cm entre ellos y fijarlos sobre la pared directamente o sobre la base aislante.
  2. Comienza colocando el friso por una esquina de la habitación y ve enganchando las siguientes lamas. Para fijarlo a los rastreles ayúdate de grapas, son especiales para estas instalaciones e incluyen los clavos.
  3. Remátalo cuando esté terminado, existen junquillos, remates y rodapiés, para darle un buen acabado.

20170225_134127.jpg

Por otro lado, están los frisos adhesivos o autoadhesivos, una excelente elección para cambiar el aspecto de tus paredes, disfrutarás de ventajas como:

  • Sin obras
  • Fácil instalación
  • Ahorro de tiempo
  • Gran durabilidad

Tanto si te decides por esta opción, como por la anterior, debes saber que el friso no solo es solución para ocultar paredes que no están bien, puedes utilizarlo como elemento decorativo, por ejemplo para hacer cabeceros de cama, o simplemente para cambiar el aspecto de alguna habitación de una manera rápida, cómoda y limpia.

Espero que este artículo haya sido de ayuda, si tienes alguna pregunta puedes dejar un comentario en este post o abrir un nuevo hilo de conversación en los Foros, donde mis compañeros y otros usuarios te ayudarán. No olvides que puedes compartir todos tus trabajos en la sección de Proyectos.

Si no quieres perderte nuestros eventos, consulta la programación en la sección de talleres. No te lo pienses y visítanos en nuestra tienda de Leroy Merlin Santander. ¡Te esperamos en la próxima actividad!

Próximos talleres

Dinos cuál es la tienda más cercana y te mostramos más talleres:

Ver más

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?