Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

Cómo cambiar un plato de ducha
27-03-2019

Ya me tenéis por aquí de nuevo!!! y que ganas de volver porque eso significa que otra parte de mi casa se ha reformado y así poco a poco vamos terminando!! Emoticono feliz

Como ya os adelanté por mis redes sociales esto iba a ser una reforma integral, hemos cambiado baldosas, levantado un muro e incluso cambiado el pie de ducha y eso es lo que os quiero enseñar hoy, como hemos cambiado una ducha angosta en un pie ducha largo y sobre todo mucho más cómodo!

plato ducha leroy merlin4.jpg

Primero y como siempre en mis post de las reformas, os enseño unas fotos del antes!

Esto era la ducha... enanísima, incómoda y se salia todo el agua por fuera, incluso con la puerta cerrada.....

 

En cuanto compramos la casa, sabía que una de las cosas a cambiar era esa ducha y ya que el tamaño del baño lo permitía, lo primero que se me pasó por la cabeza fue hacerla mas larga. Mas ancha no hemos podido porque coincide con el armario empotrado del dormitorio de invitados... pero sólo con hacerla mas larga ha sido suficiente para no sentir la claustrofobia que teníamos ahí dentro al ducharnos.

Además en esta familia somos mucho de ducharnos o bañarnos con los niños... imaginaros las malabares para poder lavar al peque... Emoticono feliz

Lo primero de todo es quitar todos los azulejos del baño y el pie de ducha antiguo.

Tendremos especial cuidado con todas las zonas donde salen tuberias o cañerias para no romperlas y poder usarlas con la nueva griferia posteriormente.

En principio íbamos a poner una mampara en el lateral hasta el final del pie de ducha, pero finalmente decidimos levantar un pequeño muro, me parece mucho mas actual, cómodo y práctico, que todos sabemos lo difícil que es dejar la mampara como los chorros del oro... jajaja

Así que en nuestro caso medimos hasta donde iba a llegar el pie de ducha y hasta esa medida levantamos un pequeño muro.

Para este muro elegimos unos ladrillos perforados al canto, contando con su ancho, mas la masa y la propia baldosa conseguiamos el ancho total deseado.

Como veis en la foto, dejamos un agujero para crear un hueco donde dejar los botes de champú.

Con los mismos ladrillos creamos la altura en todo su perímetro para el pie de ducha. En esta parte también tenemos que tener especial cuidado con las tuberías de desagüe y desplazarlas hacia donde nos pida nuestro nuevo plato de ducha.

 

Rellenaremos el hueco con cascotes y restos para posteriormente echar una capa generosa de cemento. Durante todo este proceso tendremos que ayudarnos de un elemento recto, como una vara o palo de madera para dejar la superficie recta. Es muy importante ir comprobando con el nivel, porque el pie de ducha tiene que estar muy recto para que el agua desagüe bien por el sumidero.

Cuando lleguemos al sifón lo cubriremos de un plástico protector para no estropearlo, este plástico se retirará cuando el cemento haya endurecido un poco pero no del todo o ya no podremos quitar el plástico.

Con la superficie seca, ya podemos colocar el pie de ducha. Nosotros elegimos este de piedra en color calacatta, es el modelo Osaka de Leroy Merlin y no puede ser mas bonito!!

Con el pie de ducha colocado, ya podemos alisar las imperfecciones de las paredes para empezar a colocar las baldosas.

 

 

Para el frontal de la ducha elegimos un panel de la misma piedra que la del pie y así darle profundidad, tendremos que echar buenos "pegotones" en la pared de "cemento cola" para sujetar estos paneles.

El panel mas complicado de instalar fue el de abajo ya que hubo que hacerle los agujeros de las cañerías justo en el sitio exacto, así que tomaros vuestro tiempo para medir bien, de lo contrario si hacéis los agujeros donde no debéis habréis estropeado la pieza y ya no la podréis colocar.

El conjunto de ducha es el modelo Huber Levity en negro, aunque lo tenéis en mas colores, nosotros hemos elegido toda la griferia en negro para darle un poco de contraste.

 

El alicatado del baño es una de las cosas mas complicadas en una reforma, dejarlo bien recto es complicado, por eso una vez mas tiré de teléfono y llamé a mi padre, el manitas por excelencia..... lo mismo te alicata, que te levanta un muro, pone el suelo, griferia, te pinta... cualquier cosa que le pidas..... a el nada se le resiste! Junto con mi otro manitas y mi ayuda como pinche conseguimos dar este cambio tan espectacular.

En esta ocasión escogimos esta baldosa, tiene un efecto micro cemento muy bonito que va muy acorde con el resto de la casa y suelo. No queríamos contrastes fuertes entre suelo y paredes, mas bien queríamos intentar conseguir una continuación... y este pavimento es perfecto!

El agujero del muro no le queríamos abierto, porque seguramente los botes iban a estar mas tiempo en el suelo que en su sitio y porque esteticamente no nos cuadraba... así que colocamos una de las baldosas tapando ese agujero del revés, para que se viera su cara bonita por dentro.

Cubrimos bien con yeso todo el muro para dejarlo liso y poder seguir colocando las baldosas.

Con las baldosas colocadas, el pie de ducha y los paneles frontales tenemos que sellar bien las juntas con silicona para impermeabilizar la zona y no tener humedades que puedan acabar siendo goteras....

 

 

 

Con todo el muro cubierto y la lechada echada pudimos pintar los bordes. Si ya se que existen perfiles para los bordes, pero soy un poco rarita y maniática y los tengo cierta rabia... jajaja

Me gusta mas como queda pintado porque sigue la continuidad del muro y conseguimos un aspecto de muro de hormigón pulido. Eso sí, tenéis que tener paciencia en dar con el color exacto mezclando pinturas para azulejos, yo todavía tenia de la reforma del otro baño, así que sólo tuve que comprar el barniz protector, del que tendréis que echar dos capas, dejando entre una y otra 24 horas de secado.

 

 

Dani tuvo una genial idea de poner una tira de led en el techo de la ducha con sensor para contrarestar un poco la luz que nos quitaba el muro y la verdad que esta genial, pero para explicaros y mostraros como ha quedado esperaremos a otro post que con este ya me he extendido bastante no?

Y ahora como siempre las fotos del resultado final, sólo os enseño esta zona para ir poco a poco enseñando la evolución del baño, que al ser una reforma tan grande tengo que ir pos fasciculos! Guiño

Espero que os guste y ayude con vuestras reformas.

 

 

 

6 Comentarios
Maestro de Plata

genial como siempre tus proyectos @FrutoSamore-12  gracias por compartir

Maestro de Bronce

Gracias @Elidelgon  Emoticono feliz

marlenemgm
Aprendiz de Oro

wow qué pasada!!

alici813_LM
Aprendiz de Bronce

Chulísimo y original!!!

ISMATHEDONE
Aprendiz de Bronce

Buen Trabajo!!!  

GERMAN62
Aprendiz de Bronce

@FrutoSamore-12  ha escrito:

Ya me tenéis por aquí de nuevo!!! y que ganas de volver porque eso significa que otra parte de mi casa se ha reformado y así poco a poco vamos terminando!! Emoticono feliz

Como ya os adelanté por mis redes sociales esto iba a ser una reforma integral, hemos cambiado baldosas, levantado un muro e incluso cambiado el pie de ducha y eso es lo que os quiero enseñar hoy, como hemos cambiado una ducha angosta en un pie ducha largo y sobre todo mucho más cómodo!

plato ducha leroy merlin4.jpg

Primero y como siempre en mis post de las reformas, os enseño unas fotos del antes!

Esto era la ducha... enanísima, incómoda y se salia todo el agua por fuera, incluso con la puerta cerrada.....

 

En cuanto compramos la casa, sabía que una de las cosas a cambiar era esa ducha y ya que el tamaño del baño lo permitía, lo primero que se me pasó por la cabeza fue hacerla mas larga. Mas ancha no hemos podido porque coincide con el armario empotrado del dormitorio de invitados... pero sólo con hacerla mas larga ha sido suficiente para no sentir la claustrofobia que teníamos ahí dentro al ducharnos.

Además en esta familia somos mucho de ducharnos o bañarnos con los niños... imaginaros las malabares para poder lavar al peque... Emoticono feliz

Lo primero de todo es quitar todos los azulejos del baño y el pie de ducha antiguo.

Tendremos especial cuidado con todas las zonas donde salen tuberias o cañerias para no romperlas y poder usarlas con la nueva griferia posteriormente.

En principio íbamos a poner una mampara en el lateral hasta el final del pie de ducha, pero finalmente decidimos levantar un pequeño muro, me parece mucho mas actual, cómodo y práctico, que todos sabemos lo difícil que es dejar la mampara como los chorros del oro... jajaja

Así que en nuestro caso medimos hasta donde iba a llegar el pie de ducha y hasta esa medida levantamos un pequeño muro.

Para este muro elegimos unos ladrillos perforados al canto, contando con su ancho, mas la masa y la propia baldosa conseguiamos el ancho total deseado.

Como veis en la foto, dejamos un agujero para crear un hueco donde dejar los botes de champú.

Con los mismos ladrillos creamos la altura en todo su perímetro para el pie de ducha. En esta parte también tenemos que tener especial cuidado con las tuberías de desagüe y desplazarlas hacia donde nos pida nuestro nuevo plato de ducha.

 

Rellenaremos el hueco con cascotes y restos para posteriormente echar una capa generosa de cemento. Durante todo este proceso tendremos que ayudarnos de un elemento recto, como una vara o palo de madera para dejar la superficie recta. Es muy importante ir comprobando con el nivel, porque el pie de ducha tiene que estar muy recto para que el agua desagüe bien por el sumidero.

Cuando lleguemos al sifón lo cubriremos de un plástico protector para no estropearlo, este plástico se retirará cuando el cemento haya endurecido un poco pero no del todo o ya no podremos quitar el plástico.

Con la superficie seca, ya podemos colocar el pie de ducha. Nosotros elegimos este de piedra en color calacatta, es el modelo Osaka de Leroy Merlin y no puede ser mas bonito!!

Con el pie de ducha colocado, ya podemos alisar las imperfecciones de las paredes para empezar a colocar las baldosas.

 

 

Para el frontal de la ducha elegimos un panel de la misma piedra que la del pie y así darle profundidad, tendremos que echar buenos "pegotones" en la pared de "cemento cola" para sujetar estos paneles.

El panel mas complicado de instalar fue el de abajo ya que hubo que hacerle los agujeros de las cañerías justo en el sitio exacto, así que tomaros vuestro tiempo para medir bien, de lo contrario si hacéis los agujeros donde no debéis habréis estropeado la pieza y ya no la podréis colocar.

El conjunto de ducha es el modelo Huber Levity en negro, aunque lo tenéis en mas colores, nosotros hemos elegido toda la griferia en negro para darle un poco de contraste.

 

El alicatado del baño es una de las cosas mas complicadas en una reforma, dejarlo bien recto es complicado, por eso una vez mas tiré de teléfono y llamé a mi padre, el manitas por excelencia..... lo mismo te alicata, que te levanta un muro, pone el suelo, griferia, te pinta... cualquier cosa que le pidas..... a el nada se le resiste! Junto con mi otro manitas y mi ayuda como pinche conseguimos dar este cambio tan espectacular.

En esta ocasión escogimos esta baldosa, tiene un efecto micro cemento muy bonito que va muy acorde con el resto de la casa y suelo. No queríamos contrastes fuertes entre suelo y paredes, mas bien queríamos intentar conseguir una continuación... y este pavimento es perfecto!

El agujero del muro no le queríamos abierto, porque seguramente los botes iban a estar mas tiempo en el suelo que en su sitio y porque esteticamente no nos cuadraba... así que colocamos una de las baldosas tapando ese agujero del revés, para que se viera su cara bonita por dentro.

Cubrimos bien con yeso todo el muro para dejarlo liso y poder seguir colocando las baldosas.

Con las baldosas colocadas, el pie de ducha y los paneles frontales tenemos que sellar bien las juntas con silicona para impermeabilizar la zona y no tener humedades que puedan acabar siendo goteras....

 

 

 

Con todo el muro cubierto y la lechada echada pudimos pintar los bordes. Si ya se que existen perfiles para los bordes, pero soy un poco rarita y maniática y los tengo cierta rabia... jajaja

Me gusta mas como queda pintado porque sigue la continuidad del muro y conseguimos un aspecto de muro de hormigón pulido. Eso sí, tenéis que tener paciencia en dar con el color exacto mezclando pinturas para azulejos, yo todavía tenia de la reforma del otro baño, así que sólo tuve que comprar el barniz protector, del que tendréis que echar dos capas, dejando entre una y otra 24 horas de secado.

 

 

Dani tuvo una genial idea de poner una tira de led en el techo de la ducha con sensor para contrarestar un poco la luz que nos quitaba el muro y la verdad que esta genial, pero para explicaros y mostraros como ha quedado esperaremos a otro post que con este ya me he extendido bastante no?

Y ahora como siempre las fotos del resultado final, sólo os enseño esta zona para ir poco a poco enseñando la evolución del baño, que al ser una reforma tan grande tengo que ir pos fasciculos! Guiño

Espero que os guste y ayude con vuestras reformas.

 

 

 


 

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 200.000 usuarios registrados
  • Más de 180.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 10.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?