Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Cómo utilizar los medidores digitales?
31-07-2015 10:36

El flexómetro era una herramienta básica en cualquier caja de herramientas, ya que siempre se utilizaba para tomar medidas. Sin embargo, resultaba dificil de usar en medidas largas, pues la cinta se doblaba y era poco fiable. Debido a estos inconvenientes, hace unos años empezaron a aparecer en el mercado los primeros telémetros o medidores digitales. En este post, te enseñamos cómo utilizar los medidores digitales.

medidor-digital.jpg

¿Cómo utilizar los medidores digitales?

Dentro de los medidores digitales, se distinguen dos tipos: medidores ultrasónicos y medidores láser. Estos aparatos, básicamente, permiten realizar cualquier medición simplemente apuntando y pulsando un botón. Aunque los medidores láser y ultrasónicos guardan grandes similitudes en cuanto a su funcionamiento, también presentan varias diferencias en cuanto a sus características, la forma en que realizan la medición y su fiabilidad.

  • Medidores ultrasónicos: los medidores ultrasónicos disponen de un puntero láser para apuntar o señalizar la superficie que se quiere medir. Este láser es, únicamente, un elemento de puntería y la medición la realizan por medio de unas ondas de sonido, imperceptibles para las personas.                                  

Esas ondas de sonido se desplazan de forma cónica o en forma de abanico, aumentando su anchura a medida que aumenta la distancia. Cuando las ondas golpean sobre la superficie de un obstáculo, normalmente una pared, rebotan y son captadas de nuevo por el aparato, que funciona como transmisor y receptor de la señal.

Los inconvenientes de estos medidores digitales: 

  1. La fiabilidad: La precisión que tienen es aproximada. además, las diversas variables, como la presión o la temperatura, pueden influir en la medición, por lo que su precisión se suele representar en un porcentaje de un ±3%, aproximadamente. Por lo que a mayor distancia, mayor será el error con respecto a la medida real.  
  2. Los diferentes obstáculos (muebles, plantas, columnas, personas) presentes en el campo de la onda falsean, irremediablemente, la medición.
  3. La distancia máxima a medir raramente supera los 15 o 18 metros.

Resumiendo, se podría decir que los medidores ultrasónicos están indicados para realizar mediciones aproximadas, que no necesiten mucha exactitud y en habitaciones o estancias lo mas despejadas posibles. Un ejemplo práctico sería medir una habitación para saber cuánta cantidad de pintura puede hacer falta, o qué cantidad de friso se requiere para forrar una pared.                

  • Medidores Láser: los medidores láser utilizan un puntero láser para guiar a la hora de apuntar, pero como diferencia con los medidores ultrasónicos, la medición la realizan por medio de un haz de luz láser.                                  

La medición de distancias por láser se realiza siguiendo el principio de medición de fases de la luz pulsada. Al pulsar el botón, para realizar la medición, el diodo láser emite impulsiones de luz con unas características, o una fase, constantes. El reflejo sobre el objetivo, visualizado por el punto rojo, modifica la fase de la luz pulsada. La diferencia de fase es proporcional a la distancia entre el instrumento y el objetivo, así es como el medidor calcula la distancia.

Las principales ventajas de estos medidores digitales son: 

  1. La fiabilidad: la precisión de estos aparatos está comprendida entre ±1 y ±3 mm, dependiendo de la calidad del medidor. Pero es un error fijo, a pesar de la distancia que se mida. 
  2. La precisión: aquí el puntero láser no solo es un elemento de puntería, sino que forma parte del cálculo de la distancia. Y ese haz de luz es recto y uniforme, garantizando que donde se proyecte el láser se realizará la medida, sin que elementos externos (muebles, plantas, columnas o personas) puedan interferir en el resultado. 
  3. La distancia: los medidores láser de uso más básico pueden medir entre 20 y 100 metros de distancia máxima. Siendo posible encontrar distancias aún mayores en medidores de muy alta gama. 
  4. Funciones y mediciones indirectas: los medidores láser suelen incorporar más funciones o tipos de medición, como pueden ser la medición continua. El medidor nos refleja constantemente en la pantalla cómo cambia la medida según te vas desplazando, o la medición indirecta, por medio de la función Pitágoras, que permite la medición de fachadas o superficies sin un punto de referencia final.

Estos tipos de medidores digitales son la opción recomendada para realización de planos, instalaciones, o todos aquellos usos en los que requiramos mayor exactitud y mayores distancias de medición.

Dentro de los medidores láser se encuentran modelos específicos para la medición de temperaturas o de humedad. Estos modelos, no permiten la medición de distancias: 

- Medidores de temperatura: los medidores de temperatura se utilizan para medición y detección de puentes térmicos en las instalaciones de aislamientos, controlar la temperatura de materiales o incluso para la medición de la temperatura de los alimentos en la cocina. Estos medidores permiten cocinar a la temperatura idónea. Tiene un margen aproximado de medición desde -20º hasta 320º centígrados.                            

- Medidores de humedad: los medidores de humedad miden, de forma precisa, los porcentajes de humedad de un determinado espacio. Se pueden utilizar para conocer la humedad absoluta de materiales de construcción, tales como el hormigón, el pavimento o cemento. Para conocer la humedad relativa de un material, los higrómetros calculan el porcentaje de vapor de agua que se encuentra en el aire. Es muy importante conocer la humedad de las casa, ya que un mal ajuste de los sistemas de aire acondicionado o calefacción conllevan un porcentaje no óptimo de humedad, lo que puede provocar problemas de salud, como sequedad de garganta, mareos o deshidratación. Si te interesa este tema, puedes leer ¿Cómo aislar el frío y la humedad?.

Si tienes alguna duda, puedes abrir un nuevo hilo de conversación en los Foros. Estaremos encantados de ayudarte.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?