Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de Cookies.

¿Qué son los descalcificadores?
14-04-2016 10:16
Autores: 15

La cal es una de las principales razones por las que se nos manchan las griferías, y se estropean las resistencias de los calentadores eléctricos, entre otras cosas. Por eso son tan importantes los descalcificadores, ya que mejoran la calidad del agua.

 

La cal del agua es carbonato cálcico, la combinación del calcio y magnesio. Son muchas las viviendas en las que nos encontramos una alta dureza en el agua y resulta bastante engorroso limpiar las marcas que deja la cal en nuestras griferías, mamparas y demás lugares por donde pasa el agua.

 

 

¿A qué afecta la cal?

 

La cal afecta al consumo de los aparatos eléctricos tales como los termos, puesto que al incidir directamente sobre la resistencia eléctrica, se va formando una capa de cal sobre de ésta, evitando que se transfiera el calor al agua. Así provoca un aumento considerable del consumo eléctrico y a la larga puede provocar que la resistencia se rompa.

 

En los electrodomésticos, la cal, también tiene efectos negativos, ya que afecta al consumo de jabón y la degradación de los tejidos de la ropa que sometemos al lavado.

 

¿Cómo funcionan los descalcificadores?

 

Normalmente, los descalcificadores que vamos a encontrar para uso doméstico son descalcificadores de intercambio iónico, aunque también debemos saber cómo elegir nuestro descalcificador.

 

Estos descalcificadores sustituyen los cationes de calcio y magnesio por iones de sodio. Para conseguir esto, se pasa el agua por unos depósitos que contienen resinas de intercambio iónico. Cuando el calcio y el magnesio pasan por el descalcificador, sus iones quedan atrapados en la resina de intercambio iónico, liberándose iones de sodio en su lugar.

 

¿Qué tipos de descalcificadores hay?

 

Dentro de los descalcificadores encontramos varios modelos:

 

  • Cronométrico: La regeneración de las resinas se realizan según un temporizador que programaremos nosotros o nuestro instalador, de manera que gastará resina y sal, aunque no gastemos agua.
  • Volumétrico: La regeneración dependerá del número de litros de agua que gastemos, lo hará según la dureza que programemos.
  • Electrónicos
  • Mecánicos
  • A contracorriente: Gastan menos agua en su regeneración debido a que la limpieza de la resina, a diferencia de los convencionales, la realiza en el sentido contrario al paso del agua, realizando una limpieza más precisa y con menos agua.  

¿Dónde se instalan los descalcificadores?

 

Los descalcificadores vienen de varios tamaños, en función de la demanda de agua de la vivienda y el número de personas que habitan en ella. En el caso de las viviendas unifamiliares, la instalación ideal de un descalcificador será lo más próximo a la salida del agua del contador y antes de la ramificación de las diferentes estancias de la casa, así conseguimos llevar agua tratada al mayor número de estancias posibles.

 

Si por el contrario vivimos en un bloque de edificios, la instalación se podrá realizar en las línea de distribución general del edificio con descalcificadores industriales (también llamados plantas de tratamiento) o si disponemos de espacio, se instalará dentro de nuestra vivienda.

 

  

¿Cómo se instalan los descalcificadores?

 

Cuando nos dispongamos a montar nuestro descalcificador, necesitaremos tomas de agua, una tomas de desagüe y una toma de corriente eléctrica en el caso de los descalcificadores electrónicos.

 

La instalación requiere un filtro de sedimentos antes de la entrada de agua al descalcificador para protegerlo de impurezas y así no dañarlo internamente, pero además se aconseja la instalación de un filtro de polyfosfatos a la salida del mismo. La programación ideal de dureza a la salida de un descalcificador debería ser entre 4 y 8 grados franceses, puesto que dejar los grados a 0 grados provocará que el agua se vuelva demasiado ácida y podría dañar nuestras tuberías, de ahí la recomendación de montar el filtro de polyfosfatos a la salida, para evitar la incrustación de la poca cal que se dejará pasar.

 

Otro dato importante es saber que el agua que pasa por los descalcificadores es únicamente para eliminar la cal, por lo que no es apta para riego de plantas por su alto contenido en sodio (sal). Por lo tanto tampoco es apta para el consumo, ya que no es considerada agua potable. Lo ideal cuando colocamos un descalcificador es la colocación de un equipo de ósmosis inversa para potabilizar el agua u otro sistema para tratar el agua.


Si tienes alguna duda sobre este tema, puedes dejar tu comentario en este artículo o abrir un nuevo hilo de conversación en el Foro de la Comunidad.

Usuarios más populares

Ver el ranking de esta semana

¿Qué encontrarás en la Comunidad?

  • Más de 20.000 usuarios registrados
  • Más de 50.000 imágenes para inspirarte
  • Más de 2.000 dudas resueltas

Regístrate en la Comunidad

¿Ya estás registrado?